El Universal
Los empresarios del ramo, del que dependen al menos 2 mil empleos directos, en la zona sureste, demandan apoyo urgente del presidente Felipe Calderón.
Un aumento de 2 pesos al precio del kilogramo de tortilla, que subió de 8.50 a 10.50 sin envoltura y de 9.00 a 11 pesos con bolsa o papel, se empezó a cobrar a partir de hoy "a discreción".

Esto ocurre en tortillerías de los tres municipios de la Región Sureste del estado, Saltillo, Ramos Arizpe y Arteaga.

Posteriormente será en Parras y General Cepeda.

Pero se generalizará en más de 400 establecimientos en esta zona a partir del próximo lunes, informó el secretario de la Unión de Industriales de la Masa y la Tortilla, Raúl Moreno Luis.

En Coahuila, hay más de 900 negocios del ramo registrados, aunque datos extraoficiales indican que podrían ser más de mil en los 38 municipios.

Los empresarios de este gremio, del que dependen al menos 2 mil empleos directos, en la zona sureste demandan apoyo urgente del presidente Felipe Calderón.

Destacan que el incremento se debe a que las harineras, cuyos insumos pagan en dólares, venden ahora más cara la tonelada de harina.

Además ya empezaron a aplicar un aumento gradual a la harina de maíz que en el primer semestre de este año alcanzará los mil y podría llegar a los mil 200 pesos, es decir que cada tonelada que costaba en enero 5 mil 350 pesos, en promedio, para junio valdrá 6 mil 350 pesos o hasta 6 mil 550, no se sabe todavía.

"Esto es producto de la crisis económica mundial, nosotros no queremos elevar el precio ni afectar a las amas de casa y la población en general, pero nos vemos obligados a ello pues no tenemos ninguna otra alternativa", apuntó.

"Si seguimos soportando los ajustes de precios nos veríamos obligados a despedir a nuestros empleados, y no queremos llegar a eso, pues los reajustes afectarían a unos 500 trabajadores".

Expuso que en enero la tonelada de harina de maíz, principal insumo de la tortilla, estaba en 5 mil 350 pesos, el 1 de febrero subió 250 pesos, el 1 de marzo 150 y el 1 de abril se elevará 300 pesos más, los otros 300 o 500 serán durante mayo y junio.

Por eso se dispararon los costos de producción, que ya de por si registraban un incremento del 22 por ciento en el último año.

Elaborar un kilogramo de tortilla cuesta 7.30 pesos pues son insumos, salarios, luz, agua, teléfono, impuestos...hasta refacciones de vehículos repartidores.

Moreno Luis dijo que en enero pasado terminó el Pacto Para la Estabilización del Precio Tope de la Tortilla que firmaron hace dos años con el gobierno federal, el 4 de enero del 2007, pero ahora ya no les dan ningún apoyo.

Insistió en que este es un problema que se deriva de la debacle económica mundial, pero urge solucionarlo.

Por lo cual, a través de este medio, pidió al presidente Calderón que para mantener el precio de la tortilla se llegue a un acuerdo urgente.

Consideró que basta con que instruya a sus secretarios de Economía y Hacienda para que establezcan una mesa de diálogo con empresarios harineros e industrialesdel ramo donde se llegue a un pacto para todas las partes involucradas. "Es cuestión de voluntad Política", aseguró.

Mencionó que le envió una carta al delegado de Economía en Coahuila, Edmundo Gómez Garza, pero aún no obtiene respuesta.