Cientos de venezolanos protestaron el viernes para exigir justicia tras un violento ataque contra un grupo de periodistas por parte de supuestos seguidores del presidente Hugo Chávez y que dejó al menos 12 heridos
Los periodistas fueron agredidos en momentos que entregaban a los transeúntes un escrito con advertencias contra una nueva ley de Educación, que sus críticos temen podría conducir al adoctrinamiento en las escuelas.

Fotos del ataque mostraron a un grupo de supuestos simpatizantes del presidente Hugo Chávez, propinando golpes y patadas, dejando a algunos de los periodistas ensangrentados.

El diario Ultimas Noticias, uno de los de mayor circulación del país y que tiene una línea editorial favorable al gobierno dijo que 12 periodistas de su cadena de periódicos resultaron heridos el jueves. El diario en su titular de primera página declaró principal titular declaró: ``-Basta de violencia!``.

El ataque fue uno de los más graves y específicamente dirigidos contra los periodistas en los últimos años en Venezuela. El gobierno condenó la violencia. No se han practicado detenciones.

Ultimas Noticias citó testigos dijo que los atacantes provenían de Avila TV, una estación de televisión financiada por el gobierno de Chávez. Y publicó una fotografía de una persona tumbada en la acera que era golpeada por un grupo de atacantes, dos de los cuales tenían palos en sus manos.

Avila TV negó su participación y en una declaración catalogó las acusaciones como un ``ataque más de los muchos`` que buscarían desacreditar a la estación.

Demandando justicia, 300 manifestantes encabezado por periodistas, gritaron el viernes la consigna ``-Libertad de expresión!`` y demandaron la renuncia de la Fiscal General. Además mostraron algunas fotos de los periodistas heridos, acompañados de la leyenda: ``-Basta de agresiones a los periodistas!``.

El ministro de Interior y Justicia, Tareck El Aissami, condenó la violencia, afirmando que los periodistas protestaban pacíficamente en contra de una parte de la ley de educación _ que fue aprobado ceca de la medianoche del viernes por legisladores aliados de Chávez.

Los periodistas agredidos en particular alertaban que la ley además dejaba abierta la posibilidad de ``suspensión inmediata de las actividades`` de los medios de comunicación, cuando los órganos rectores de la educación lo decidan.

La ley ``deja a discrecionalidad de los ministros de turno actuar cuando consideren que el contenido publicado provoque ``terror`` o incite al ``odio`` entre los niños. Los periodistas fueron atacados un par de cuadras de la Asamblea Nacional, donde la policía disolvió una mayor protesta con gases lacrimógenos.

``Un hombre me golpeó con un palo en la cabeza y me causó una herida``, dijo Marie Rondón, periodista de Ultimas Noticias. Otro periodista, Sergio Moreno, dijo que una mujer le golpeó en la espalda con una piedra.

Carlos Lauría, del Comité para la Protección de Periodistas con sede en Nueva York, instó al gobierno a ``enjuiciar a los responsables con todo el rigor de la ley``. La Sociedad Interamericana de Prensa instó a una ``inmediata y completa investigación``.

Las tensiones han ido en aumento entre los medios de comunicación privados de Venezuela y el gobierno de Chávez. A principios de agosto, el organismo regulador de las telecomunicaciones sacó del aire 32 estaciones de radio al revocarle la licencia y se negó renovar las concesiones de algunos otros, argumentando que no cumplían con los reglamentos.

Chávez en sus mas de 10 años de mandato ha estado repetidamente enfrentado con los medios de comunicación, a quienes acusa de conspirar para derrocarlo.

Lauría dijo que Chávez y su gobierno deben abstenerse de utilizar un lenguaje incendiario contra los medios de comunicación. ``Se promueve un clima, un ambiente, donde suceden estos incidentes``, indicó.