Vigilancia por tierra sobre Tamaulipas. Foto: Archivo Vanguardia
Notimex
Negocios y comercios han optado por cerrar temprano, como si la comunidad se autoimpusiera un toque de queda.
Ciudad Victoria, Tamps. Las calles de la ciudad lucen desiertas desde la tarde, y las carreteras convergentes a esta capital son vigiladas por el Ejército tras el asesinato de Rodolfo Torre Cantú, candidato a la gubernatura por la coalición Todos Tamaulipas.

El aparente clima de tranquilidad, tradicional en otros tiempos en el centro del estado, se vio roto desde la mañana de hoy, por los acontecimientos que han conmocionado al medio político nacional.

Céntricas avenidas como la Hidalgo, Carrera Torres, Berriozabal y las Calles Ocho y Nueve, lucen desiertas, escasos vehículos se dejan apreciar ante el clima de inseguridad prevaleciente en la entidad.

Negocios y comercios han optado también por cerrar a temprana hora, como si la comunidad local se autoimpusiera un toque de queda.

Mientras tanto en localidades rurales, todavía durante la tarde e inicio de la noche, grupos de campesinos dialogaban bajo grandes mezquites, muchos de ellos quizás sin enterarse aún del enrarecimiento que priva en la entidad.

En paralelo, sobre las carreteras tamaulipecas se dejan ver bardas y grandes espectaculares que invitan a votar por el fallecido candidato de la coalición conformada por el PRI, el PVEM y Nueva Alianza.

Su eslogan de campaña, "Para que tú estés mejor", se lee con ironía, luego de su trágica muerte.

En tanto, contingentes militares resguardan atentos puntos estratégicos desde las carreteras tamaulipecas en los límites fronterizos con Estados Unidos, hasta las colindantes con los estados de Nuevo León y San Luis Potosí, ante cualquier contingencia que se pueda presentar.

La tranquilidad tradicional de esta capital se vio rota de tajo mientras sus habitantes esperan que esto sólo sea un trago amargo, y que quede como una pesadilla pasajera.