Un penal convertido por Giuseppe Rossi a los 67, tras una falta sobre Robert Pires, salvó al Villarreal de una derrota en su estadio Madrigal.
Villarreal, España.- El Villarreal hipotecó el miércoles sus posibilidades de seguir adelante en la Liga de Campeones al dejarse empatar en casa 1-1 con el Panathinaikos en el partido de ida de los octavos de final.

Un penal convertido por Giuseppe Rossi a los 67, tras una falta sobre Robert Pires, salvó al Villarreal de una derrota en su estadio Madrigal.

El conjunto griego, que en la primera ronda dio la sorpresa al ganar su grupo por encima del Inter de Milán, se adelantó en el marcador gracias al gol de Georgios Karagounis, un zapatazo desde 25 metros a los 59.

Semifinalistas en la edición de 2006, Villarreal deberá jugarse la vida en el choque de vuelta el 10 de marzo en Atenas. Aupado por el gol de visitante, al Panathinaikos le valdría incluso un empate 0-0 para pasar a los cuartos de final.