Sarukhan aseguró, en un evento realizado en el Elliot School of Internacional Affaires de la Universidad de George Washington, que el hecho de que hemos visto aumentar la violencia en México en los últimos tres años no se debe a que el gobierno mexicano haya sido incapaz de enfrentar los desafíos que representa el crimen organizado sino porque le esta dando la pelea".
Washington, EU.- El embajador mexicano ante la Casa Blanca, Arturo Sarukhan, responsabilizó hoy a Estados Unidos de la violencia originada por el narcotráfico en México, por ser el mayor mercado consumidor de drogas en el mundo y el más lucrativo.

Sarukhan aseguró, en un evento realizado en el Elliot School of Internacional Affaires de la Universidad de George Washington, que el hecho de que hemos visto aumentar la violencia en México en los últimos tres años no se debe a que el gobierno mexicano haya sido incapaz de enfrentar los desafíos que representa el crimen organizado sino porque le esta dando la pelea".

Destacó que hay 12 mil tiendas de ventas de armas a lo largo de la frontera con México en los estados de Arizona y Texas de donde provienen, las armas que entran a México".

¿Por qué México tiene el problema que tiene hoy? Porque cuando ustedes, Estados Unidos, fueron tan exitosos en acabar las conexiones de narcotráfico en el Caribe desde Colombia hacia Miami, estas comenzaron a mudarse a México", añadió.

"Y si nosotros ampliamente resultamos exitosos combatiendo a los sindicatos de las drogas, el problema va a ir a otro sitio, si no miren lo que está empezando a suceder en Guatemala. Solo si abordamos regionalmente el problema cooperando en la manera como luchamos contra el narcotráfico, vamos a tener el éxito que nuestros ciudadanos están buscando", dijo el diplomático.

Varios expertos asistentes al evento coincidieron en que México no es un estado fallido, sino que lo único fallido es esa lucha antinarcóticos que, de tantos desaciertos, ha convertido a los carteles de la droga en itinerantes por América Latina, sembrando a su paso destrucción y muerte.

Consultado por dpa, Riordan Roett, del Centro de América Latina de la Universidad de Johns Hopkins aseguró que la amenaza más seria que enfrenta Estados Unidos en el hemisferio está en la frontera con México y el desafío en materia de seguridad está escalando para los dos países".

Lo grave, en su opinión es que la política antinarcóticos estadounidense ha fallado porque está fundamentada en castigar y perseguir a productores y a los que transportan la droga, cuando el verdadero problema es justamente el consumo en Estados Unidos y en Europa.

Una vez que se entienda la hipocresía de la política de Estados Unidos, podremos hacer algún progreso, pero realmente soy pesimista al respecto", afirmó Roett.

El secretario de Defensa de los Estados Unidos Robert Gates, luego del informe del Departamento de Estado que le estampó el calificativo de estado fallido a México, dijo estar dispuesto a explorar otras formas de colaboración militar con el gobierno de Felipe Calderón.

Pero el anuncio no ha levantado el escepticismo, en una lucha que con todo y Plan Colombia e Iniciativa Mérida, muchos perciben como reactiva y carente de estrategia.

En opinión de Roett, el apoyo que Estados Unidos debe brindar a México debe centrarse en tres áreas: detener el flujo de armas de Estados Unidos a México; frenar el flujo de químicos provenientes también de Estados Unidos a Colombia, donde el procesamiento de la droga tiene lugar; e impedir que se abran cuentas en los bancos de Estados Unidos con dinero proveniente del lavado de drogas.

Para Vanda Felbab-Brown del Brookings Institution el Plan Colombia y la Iniciativa Mérida son dos programas diferentes. Fueron diseñados para situaciones diferentes. Pero la política de Estados Unidos debería de estar más orientada, tanto a nivel local como mundial, a reducir la demanda, un aspecto que ha sido descuidado, tanto por parte de los Estados Undios como de otros países y es ahí precisamente, donde se requiere mas cooperación".

Contrariamente, Ray Walser, de la Fundación Heritage, sostiene que lo que sucede es que Estados Unidos ha sido exitoso junto con el gobierno de Colombia frenando los grandes carteles de droga en Colombia, pero claramente los mexicanos los han remplazado como distribuidores".

Walser sostuvo que "el Plan Colombia fue exitoso al poner gran presión sobre estos grandes carteles, convirtiéndolos en pequeñas unidades y fortaleciendo considerablemente la seguridad en el país, pero no redujo de manera importante la producción de coca ni de cocaína. La Iniciativa Mérida y el Plan Colombia son distintos, pero tienen un objetivo común que es reducir los volúmenes de droga que entran en los Estados Unidos".

En una reciente reunión de la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia, de la que forman parte tres ex presidentes de la Región (Cesar Gaviria de Colombia, Ernesto Zedillo de México y Fernando Henrique Cardoso de Brasil) fueron descalificadas las políticas de prohibicionistas, de erradicación, interdicción y criminalización del consumo de drogas, aduciendo que no han funcionado y propusieron abordar el tema, más como un asunto de salud pública.

Con los combates de los carteles de la droga en las fronteras y una producción y consumo de cocaína que no han menguado, la preocupación crece y los balances que se hacen en Washington de la lucha antinarcóticos arrojan saldos francamente negativos.

En estas condiciones las propuestas van desde un incremento de la acción militar en los países productores y de tránsito hasta una persecución efectiva en los países consumidores, pasando por la legalización de la droga, medidas extremas que dan cuenta de visiones a las antípodas: una al norte y otra al sur. Lo que muchos se preguntas es: ¿Cuántos Méxicos mmás tendrán que existir para que se pongan de acuerdo?