Sarajevo.- Las fuerzas especiales de la policía de Sarajevo debieron desplegarse hoy en parte de la ciudad después de que centenares de enardecidos fanáticos atacaran la sede de la federación nacional de fútbol.
La violenta manifestación de los hinchas se produjo a raíz del despido del entrenador de la selección bosnia, el ex delantero Meho Kodro.

Varias personas sufrieron heridas leves cuando alrededor de un millar de personas, muchas de ellas pertenecientes a grupos "ultra" de clubes locales, comenzaron a lanzar petardos, piedras y bengalas para arremeter contra las oficinas de la federación.

La policía bloqueó la principal calle peatonal de la ciudad y debió desplegar efectivos para cuidar del edificio.

Las fuerzas de seguridad intentaron apresar a los revoltosos, que lograron escabullirse por las calles cercanas de la ciudad vieja de Sarajevo.

Kodro fue despedido la semana pasada tras negarse a jugar un partido amistoso frente a Irán. La federación había anunciado que se jugaría contra Polonia, pero cambió de idea con poco tiempo de antelación.

El responsable del equipo juvenil, Denijal Piric, estará a cargo de la selección mayor.