Aracely Chantaka
Jordi Hereu, alcalde de Barcelona, alaba la convivencia armónica de pequeños de diferente nacionalidad
Monterrey, N. L.- Ver a personas de diferentes partes del mundo conviviendo en armonía es difícil, sin embargo eso lo logra el Campamento de la Paz del Fórum Universal de las Culturas Monterrey 2007, hizo notar el alcalde de Barcelona, España, Jordi Hereu.

El funcionario del gobierno español visitó este campamento instalado desde el pasado 1 de octubre en terrenos del Parque Fundidora, sede del evento cultural.

Rodeado de por lo menos 60 pequeños de diferentes nacionalidades, Hereu comentó que departir en armonía es la base del Fórum de las Culturas, que nació en Barcelona en el 2004.

"Esta tarde se da algo que no es normal, gente diferente, que hablan lenguas diferentes, de sociedades diferentes, de procedencias diferentes, están aquí conviviendo en paz", mencionó ante los menores de entre 12 y 14 años de edad.

Mencionó que el esfuerzo es muy loable porque desgraciadamente en el mundo las diferencias de la lengua y de razas no genera la convivencia, por el contrario, señaló que generan conflicto.

Por eso expresó que es muy importante que el mensaje del Fórum se expanda a todos los rincones del mundo para comprender que es posible la convivencia entre las naciones y las personas de diferentes lenguas.

Hereu comentó que todavía recuerda que una de las experiencias más éxitosas y fantásticas del Fórum de Barcelona fue precisamente la convivencia de los niños en los campamentos.

Los Campamentos de la Paz se realizan como parte de las actividades del Fórum Universal de las Culturas y hay representantes de Estados Unidos, Chile, Honduras, Brasil, Barcelona, Marruecos, Beirut, Italia, Mozambique y, desde luego, México.

Además de la convivencia los menores también realizan talleres y reciben orientación sobre temas como el sida, la drogadicción y la justicia social, entre otros.

El alcalde de Barcelona se congratuló del éxito de estos campamentos que ayudan a fortalecer la convivencia entre las personas sin importar su raza, estatus social o credo.

Por su parte, Patricia Bursiaga, coordinadora educativa del Campamento de la Paz expresó que los menores tienen la oportunidad de fortalecer su autoestima y ver a todos sus semejantes como iguales.

"A pesar de la diferencia de piel, lengua y cultura", sostuvo.

Sobre los temas que se tratan en el campamento explicó que se eligieron porque ayudan a concientizar y preparar a los jóvenes sobre estos tópicos.

Por ejemplo, indicó, que la enfermedad del sida se ve como algo lejano, sin embargo ya no lo es tanto cuando uno descubre las estadísticas que existen sobre este terrible mal.