Notimex
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitó hoy el centro histórico de esta ciudad italiana, gravemente dañado por el terremoto del pasado 6 de abril que dejó 307 muertos.
L'Aquila, Italia.- Obama fue recibido calurosamente por los numerosos bomberos que aún trabajan apuntalando los edificios que resultaron dañados por el sismo.

El recorrido incluyó la iglesia de las Almas Santas, cuyo campanario quedó destruido, así como el edificio de la Prefectura, que se derrumbó.

Acompañado del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, Obama escuchó las explicaciones del responsable de la Protección Civil italiana, Guido Bertolaso.

También saludó de mano al alcalde de L'Aquila, Massimo Cialante, al presidente de la región, Massimo Chiodi y a la presidenta de la provincia, Stefania Pezzopane, con la que bromeó sobre su notable diferencia de estatura.

Presente para la cumbre del Grupo de los Ocho (G-8) países más desarrollados, que inició este miércoles en esta ciudad, Obama fue también recibido por la protesta de algunos damnificados del sismo, que escribieron sobre una colina con paneles blancos 'Yes we camp' (Sí, estamos en un campamento).

Miles de personas que perdieron sus casas por el sismo del pasado 6 de abril aún viven en tiendas de campaña