Notimex
* Estamos preparados para enfrentar temporada de huracanes, asegura.
El presidente Felipe Calderón dejó claro que la entrega de viviendas no es una gracia ni una dádiva de su gobierno, es un derecho de los ciudadanos, y se comprometió a corregir los rezagos acumulados en esa materia.Al entregar mil viviendas a damnificados de los huracanes Dean y Lorenzo, Calderón Hinojosa llamó a la unidad de los mexicanos para combatir la pobreza en el país pues, admitió, el gobierno federal ni los estatales pueden solos.En otro rubro, el Ejecutivo federal aseguró que se están tomando las medidas necesarias para evitar al máximo que las afectaciones generadas por fenómenos de este tipo pongan en riesgo la vida y el patrimonio de los mexicanos."Ante el inicio de la temporada de huracanes 2008 hemos puesto en marcha un programa exhaustivo de protección civil y estamos preparados para reducir los riesgos de las familias veracruzanas y de todo México. Como dice la sabiduría popular, vale más prevenir que lamentar", aseguró.Si se anticipan los riesgos que puede generar la naturaleza se evitará que esos fenómenos se conviertan en desastres, añadió Calderón, quien felicitó al gobernador de Veracruz, Fidel Herrera, por adquirir en tiempo seguros para protegerse contra catástrofes."Creo que con el dinero de esos recursos también podremos avanzar más rápido en muchos programas de vivienda, no sólo de estas viviendas sino también de los recursos del Fonden, que como bien señala están pendientes desde hace mucho tiempo", admitió.Ante las demandas de algunas enfermeras para que sus plazas sean regularizadas, Calderón Hinojosa se comprometió a corregir los rezagos en esa materia."A mí no me importa cuántos presidentes han pasado, lo único que les pido es comprensión para que lo hagamos en la medida de que todos puedan quedar protegidos por la ley", externó.Esta primera etapa contempló la entrega de mil casas y otra cifra igual está en proceso de construcción, las cuales serán entregadas el próximo mes de julio.