Sally Aguayo / El Guardián
Saltillo, Coah.- La vocación para la enseñanza es como el amor a los hijos, lo traes adentro, y la mayor satisfacción es ver el desarrollo del pequeño, pero sobre todo verlo convertido en todo un profesionista.
Sí, para la maestra Consuelo Sílver Zúñiga el enseñar a chicos y grandes es su vida, pues a diferencia de muchos a ella no le importa la paga, pues afirma que tantos años de carrera le han demostrado que el verdadero pago está en los logros de sus alumnos.

SU VIDA

Consuelo estudió en la Universidad Iberoamericana un curso como maestra de preparatoria, donde se preparó y descubrió que su verdadera vocación es la enseñanza.

De ahí se inscribió en los cursos que maneja la SEP del sistema de educación abierta, el cual está enfocado a personas adultas, siendo en su mayoría amas de casa, obreros y alguno que otro joven que, por falta de recursos, no culminó sus estudios.

Sin embargo, a pesar de iniciar a dar clases desde hace ya más de 17 años en Ramos Arizpe, jamás ha "abandonado el barco" a pesar de su edad.

"La profe", como le dicen algunos chicos, es desde hace dos años directora de la Preparatoria Abierta del Circulo de Estudios Grupo Manantiales, el cual se fundó hace ocho años en una caseta de cobro de la colonia Manantiales, en Ramos Arizpe Ahí, el grupo de estudios reunió a gran número de trabajadores, jóvenes, amas de casa, madres solteras, entre otros, quienes con la esperanza de buscar mejorar su futuro ingresaban a la escuela.

Sin embargo, el primer grupo de alumnos jamás logró consolidarse, pues las condiciones en las que se encontraba en aquel entonces el área donde los alumnos se reunían, aunado al clima de la ciudad, impedía un desarrollo oportuno y adecuado.

"Cuando inició el grupo estaba peor que ahora, y aunque se desintegró por las condiciones en las que estaba, yo sé que mucho tiene que ver el sistema de estudio, uno como maestro hay que motivar a los chicos, aun cuando sepa que la quincena que se desvela revisando exámenes, corrigiendo tareas, soportando bajas temperaturas no será bien remunerada económicamente", recordó.

LOS GRADUADOS

Y como prueba de su dedicación narró orgullosa que desde la fundación del plantel, ninguno de los asistentes ha logrado terminar su preparatoria, sin embargo desde que ella tomó las riendas del plantel, acompañada de un grupo de catedráticos jubilados, la escuela, a pesar de su apariencia, tendrá su primera graduación el 8 de diciembre.

"Este año se graduarán 12 alumnos, amas de casa y obreros, y es un orgullo saber que todo el tiempo dedicado a ellos da frutos", manifestó.

No cabe duda que cuando se tiene verdadera vocación hacia el trabajo que se realiza, el poco o nulo sueldo que se percibe no impide que la verdadera vocación se desarrolle correctamente.