Excélsior
Autoridades de la Conagua vinculan este fenómeno al cambio climático; estiman que sólo quedan 2 glaciares
CUERNAVACA.- El volcán Popocatépetl ha perdido cinco de sus siete glaciales debido al cambio climático. Desde hace una década ha dejado de tener nieve de manera constante en el domo, lo que ha disminuido drásticamente los escurrimientos de agua y ocasionado sequía en las poblaciones aledañas al volcán.
 
Juan Carlos Valencia, director de la Comisión Nacional del Agua en Morelos (Conagua), precisó que "ustedes pueden observar al día de hoy, que el volcán no tiene ni una sola gota de nieve, estamos en una temporada de frío intenso, estamos en uno de los meses más fríos, en enero, el volcán debería tener algo de nieve y no tiene nada".
 
El principal factor que ha ocasionado la pérdida de nieve en el Popocatépetl es el incremento de la temperatura global, que en esa zona del país se registra de.5 grados, lo que ha ocasionado la pérdida de la masa glacial.
 
Incluso, refirió que el calentamiento del cráter también ha tenido como consecuencia la desaparición de los glaciares, "hay algunos expertos que dicen que de los glaciares que existían en el `Popo' sólo quedan dos, lo que nosotros sí hemos observado es una disminución del escurrimiento derivado de que ya no hay nieve en el volcán".
 
En Tetela del Volcán ya no fluyen dos cascadas que anteriormente surtían esta zona y la falta de agua este año podría incrementar los problemas sociales en la zona, debido a la falta de nieve en él volcán.
 
El estrés ocasionado por la escasez de agua ha provocado conflictos sociales entre las comunidades, y el pronóstico es que el siguiente año sea uno de los más secos, por lo que se podrían registrar incendios forestales en la zona y pérdidas de cultivos por este mismo fenómeno.
 
Valencia precisó que ya se ha enviado una alerta para establecer los problemas de sequía que se pueden presentar en las comunidades ubicadas en las faldas del volcán, debido a la intensa sequía que se prevé continúe este año en la zona.
 
A la par se ha establecido un programa de tecnificación de riego y aprovechamiento eficiente del agua en las zonas urbanas para evitar el desperdicio y los conflictos entre las comunidades.Por primera vez en 20 años, las comunidades de Hueyapan y Tetela del Volcán se sentaron en una mesa de diálogo para acordar acciones eficientes del uso del agua.
 
Las comunidades que se han enfrentado por el control del agua en las faldas del volcán son Tetela y Hueyapan, pertenecientes al municipio de Tetela del Volcán, las cuales aceptaron comenzar acciones de trabajo conjunto que permitan satisfacer la demanda del recurso para los usos público-urbano, agrícola y ecoturístico en la región.
 
Pactan distribución de agua
 
Los habitantes de Tetela y Hueyepan convinieron en relación al manantial Las Minas, respetar el volumen establecido en el título de concesión con el que cuenta la comunidad de Hueyapan, y liberar el volumen restante, con el fin restablecer el flujo natural del agua a las cascadas Las Minas y El Salto, para desarrollar proyectos ecoturísticos en ellas.
 
Juan Carlos Valencia, director de la Comisión Nacional del Agua en Morelos (Conagua), afirmó que después de años de conflicto, finalmente los usuarios de Tetela y Hueyapan establecieron un diálogo pacífico y propositivo, con el objetivo de solucionar sus diferencias en beneficio de las actividades económicas de las poblaciones.
 
Por lo pronto ambas comunidades acordaron no permitir la instalación de más aprovechamientos irregulares y apoyar la tecnificación del riego con el propósito de disminuir el consumo y propiciar que con los ahorros de la parte alta también se beneficien los agricultores de las partes media y baja de la barranca Amatzinac.
 
Actualmente, la Conagua está tecnificando 140 hectáreas en Tetela, 115 en Hueyapan y el objetivo es alcanzar ciento por ciento el abastecimiento del líquido para satisfacer la demanda en todas las parcelas de las dos localidades.