Universal
Oposición rechaza victoria del "sí" al TLC
SAN JOSÉ.- La cúpula política y sindical de centro-izquierda que perdió el referéndum en el que Costa Rica ratificó el domingo el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana, se abstuvo ayer de reconocer su derrota y exigió un recuento de votos, para resolver las presuntas irregularidades electorales cometidas por el gobierno del presidente Oscar Arias.

El Movimiento Patriótico contra el TLC demandó al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) que haga un minucioso conteo de los sufragios, el cual iniciará este martes, por las supuestas anomalías realizadas por Arias, principal promotor del apoyo al polémico pacto comercial, y el equipo del "sí".

"Vamos a fiscalizar el escrutinio de todos y cada uno de los votos", anunció Eugenio Trejos, jefe de la campaña del "no", en un mensaje en las últimas horas del domingo frente a cientos de seguidores al conocerse los primeros datos a favor del "sí". "Vamos a ser garantes de cada uno de esos votos", insistió.

Un informe emitido ayer por el Tribunal determinó que con el 97% de las mesas contabilizadas -de un total de 4.932 juntas receptoras-, el "sí" mantiene el 51.59% de los votos, frente a 48.41% para el "no", mientras sólo faltan los datos de 147 urnas.

La consulta fue vinculante y de acatamiento obligatorio, al haber participado más del 60% del padrón electoral de poco más de 2.6 millones de costarricenses. Las cifras oficiales y definitivas serán anunciadas en la segunda quincena de este mes.

El comando del "no" reclamó que Arias y la Alianza por el "sí" violaron una tregua que entró a regir a partir del primer minuto del viernes anterior y que el gobierno destinó recursos públicos para la propaganda y la contienda en general.

"Hubo una avalancha de millones y una ruptura de la tregua", acusó la exdiputada Gloria Valerín, defensora del "no".

El ministro costarricense de la Presidencia, Rodrigo Arias, rechazó ayer los cuestionamientos y aseguró que aunque es necesario "aclarar dudas", el gobierno fue respetuoso de la tregua y se limitó a difundir información.

"No fue propaganda, fue información vital para el proceso", explicó, al referirse a diversos comunicados del gobierno de Estados Unidos divulgados el fin de semana, acerca de que no existía posibilidad de que Costa Rica renegociara el TLC, como pedían los opositores.

El ministro pidió respetar el resultado e iniciar negociaciones sobre 12 proyectos legislativos complementarios al Tratado. Costa Rica era el único de los siete socios del acuerdo, firmado en 2004 y vigente desde el año anterior, que no lo ratificaba.

"El `sí' ganó bien", recalcó Luis Fishman, presidente del opositor Partido Unidad Socialcristiana. Mientras, el gremio de la iniciativa privada -en favor del TLC- exhortó al bando derrotado a que reconozca la victoria del "sí". La Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos, encabezada por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, llamó a "respetar" los resultados.

La contienda por el TLC polarizó a esta nación. El "no" alegó que el TLC violenta la soberanía, y desarticula el estado benefactor, mientras que el "sí" adujo que la apertura económica y comercial es clave para vencer la pobreza y el subdesarrollo, generar empleos y aumentar inversiones.