La nueva estructura contempla la adquisición por parte de Volkswagen de casi el 50 por ciento de las acciones de Porsche, que de esta manera se convertiría en la décima marca dentro del grupo VW
Stuttgart.- La anunciada fusión de las automotrices alemanas Volkswagen y Porsche lleva camino de concretarse después de que los clanes familiares que dominan a ambas empresas alemanas acordaran hoy una nueva estructura bajo la dirección de VW, aseguraron hoy fuentes empresariales a la agencia dpa.

El acuerdo de las familias Piech y Porsche prevé la adquisición por parte de Volkswagen de casi el 50 por ciento de las acciones de Porsche, que de esta manera se convertiría en la décima marca dentro del grupo VW.

La noticia coincide con fuertes especulaciones sobre el futuro del consejero delegado de Porsche, Wendelin Wiedeking, quien según el portal de "Der Spiegel" será apartado del cargo y reemplazado al frente del constructor deportivo por Michael Macht, el actual director de producción de Porsche. Tanto la ejecutiva como el consejo de la empresa rechazaron sin embargo la versión.

El anuncio oficial del acuerdo podría ser realizado el 23 de julio, día en que el consejo de vigilancia de Volkswagen se reunirá en Stuttgart coincidiendo con una sesión extraordinaria del organismo de control de Porsche en esa ciudad.

Actualmente Porsche tiene el 50,8 por ciento de Volkswagen y opciones para adquirir otro 24 por ciento del gigante automotor. Sin embargo, debido al fuerte endeudamiento que ha contraído en su intento por apoderarse del control del mayor constructor automotor de de Europa, 15 veces más grande, Porsche debió resignar el proyecto y VW da vuelta ahora la situación.

El acuerdo al que habrían llegado hoy los clanes familiares Piech y Porsche contempla además la entrada del emirato de Qatar como tercer accionista mayoritario de VW, que adquiriría el 24 por ciento de las opciones de compra en Volkswagen que todavía tiene Porsche. El grupo Volkswagen emplea a 370.000 personas, y en 2008 vendió 6,2 millones de vehículos. Facturó 113.800 millones de euros y obtuvo ganacias de 4.700 millones de euro.

Porsche, por su parte, tiene 12.000 empleados, colocó 99.000 unidades en 2008 y obtuvo similares beneficios que Volskwagen (4.240 millones de euros) pero con una facturación de apenas 7.470 millones de euros.