Notimex
San Diego.- La Tesorería de California denunció que dos colocadoras de Wall Street redujeron esta semana el promedio crediticio del estado, para aumentar intereses cuando la entidad pida préstamos multimillonarios para balancear el déficit presupuestal.
El vocero de la Tesorería, Tom Dresslar, informó que las colocadoras Moody's y Fitch ubicaron a California como cliente de escaso crédito, lo que eleva la tasa promedio de interés para prestarle capital.

En febrero pasado, la colocadora Standard and Poor's había reclasificado a California como potencial cliente de riesgo, y calificó a la entidad en las peores condiciones para concederle crédito.

California ha resuelto en los últimos 10 meses dos déficits presupuestales de unos 24 mil millones de dólares y en febrero pasado otro por casi 43 mil millones de dólares.

Pero cuando el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, y la legislatura estatal pensaban que habían encontrado soluciones de largo plazo, surgió este mes un nuevo déficit.

La Oficina de Análisis Legislativo informó que California tiene un faltante de unos cuatro mil millones de dólares y que si se deja sin atender, el déficit alcanzará los ocho mil millones de dólares para el siguiente año fiscal que comienza en julio próximo.

La administración Schwarzenegger informó que buscaría créditos
-mediante venta de bonos de deuda estatal-, para solucionar el faltante, pero fue entonces que las colocadoras redujeron su promedio crediticio a California.

California pondrá a la venta el próximo lunes los bonos de deuda.

Los intereses que pagaría a mediano o largo plazo por la venta de los cuatro mil millones de dólares que necesita para balancear el déficit serían menores al costo de permitir que el faltante llegue a los ocho mil millones de dólares en unos meses.

Dresslar señaló que la decisión de ambas colocadoras de reducir el promedio crediticio al estado "deja mucho que desear".

Consideró que Fitch y Moody's "se coludieron (por ejemplo) con AIG, perjudicaron la economía y ahora perjudican a los contribuyentes estadunidenses por el problema que esas mismas colocadoras ayudaron a crear".

La aseguradora American International Group (AIG) enfrenta un creciente descontento del presidente estadunidense Barack Obama y del Congreso porque al recibir 170 mil millones de dólares de ayuda federal, dinero de los contribuyentes, sus ejecutivos se otorgaron bonos millonarios.

Dresslar comentó que esa actitud y la de las colocadoras contrastan con el cumplimiento de California con sus deudas.

En febrero, cuando el estado se encontraba en emergencia fiscal y la Contraloría tenía que usar pagarés para cubrir deudas, el contralor John Chiang reservó los pagos de California por deudas a la banca nacional para evitar sanciones.

California nunca se ha retrasado en un pago, aseguró el portavoz.