San Petersburg.- George Steinbrenner avanzó hasta la primera fila de su palco y dio comienzo a su celebración. Sus Yanquis sellaron por decimotercera ocasión su boleto a los playoffs, al derrotar 12-4 a Tampa Bay para garantizarse a sí mismos al menos el boleto comodín de la Liga Americana a la postemporada.
El triunfo, que fue el decimoquinto de los Yanquis en 20 partidos, dejó fuera de la contienda por el campeonato a los Tigres de Detroit, actuales campeones de la Liga Americana, y probablemente enfrentará en la primera ronda de los playoffs a los Indios de Cleveland, campeones de la División Central.

Los Yanquis se mantuvieron a tres juegos detrás de los Medias Rojas de Boston cuando quedan cuatro partidos por disputarse, por lo que es probable que la seguidilla de campeonatos consecutivos de la División Este para Nueva York concluya en nueve.

Los Yanquis, que tuvieron foja de 21-29 antes de los partidos del 30 de mayo, mejoraron a 70-38 a partir de entonces.

Los peloteros se abrazaban en el campo y en la caseta tras caer el último out, porque se han logrado clasificar a todos los playoffs de manera consecutiva desde 2005 y su racha de 13 visitas en fila está a una de empatar la marca que pertenece a Atlanta de 1991 al 2005.

"Estoy fascinado. Después de una difícil primera mitad de la temporada, cuando todos parecían perder la fe en nosotros, con excepción de nuestros peloteros y fanáticos, el equipo nuevamente se puso en marcha y demostraron nuevamente el tipo de campeones que son... realmente me gusta la mezcla de veteranos y peloteros jóvenes que han contribuido a este regreso", dijo Steinbrenner en un comunicado.