Madrid, España.- El candidato socialista y presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, atacó este domingo a su rival, el Partido Popular (PP, derecha), por utilizar la cuestión de la inmigración en la campaña para las elecciones legislativas del 9 de marzo.
"La única esperanza" que tiene el PP "para ganar es sembrar dudas con la economía, con la inmigración y con los nacionalismos, para que la gente no vaya a votar y así a lo mejor poder ganar", acusó Zapatero en un mitin en la ciudad de Zaragoza (norte).

"Lo ha dicho un dirigente del PP en un periódico extranjero", recordó Zapatero en referencia al secretario de comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, que declaró al diario británico Financial Times del viernes que su estrategia es desanimar al votante indeciso alertando de la mala situación económica, la inmigración y otros temas para que no vaya a votar.

En esta línea, Zapatero criticó unas declaraciones hechas hace varios días por un responsable del PP que denunció que los inmigrantes trabajan mal y colapsan los servicios de salud en España.

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha alertado durante su campaña del peligro de una "avalancha" de inmigrantes en España y ha propuesto "orden y control" a través de la firma de un contrato de integración, un visado por puntos y la prohibición por ley de las regularizaciones masivas.

Cuando falta una semana para los comicios, Zapatero y Rajoy endurecieron este domingo sus ataques.

Zapatero "huye de la moderación, del equilibrio y de la razón y va desesperado, como un poseso, a pedir el voto de los radicales", criticó Rajoy en un mitin ante 15.000 militantes en el feudo de su rival, León (norte) y acompañado por el ex presidente conservador del gobierno José María Aznar.

El líder conservador, por detrás de Zapatero en los sondeos, denunció que el mensaje de su contrincante se resume a "Vótame para que no gane el PP; vótame, no vaya a ser que pueda ganar el PP, cuidado".

El actual presidente del gobierno "está fuera de la realidad" y no reacciona ante el alza de precios, acusó.

"Yo quiero ganar con los votos de la mayoría y quiero que todos vayan a votar, porque si todos van a votar, gana la democracia, gana España", llamó Zapatero a los indecisos, sabiendo que la abstención afecta a su partido.

El partido socialista sigue con ventaja sobre su rival conservador según tres encuestas difundidas este domingo, que establecen una diferencia de entre el 2% y el 6% entre ambos.