Archivo
Hasta el momento en la región no hay casos de golpes o deshidrataciones graves

Las altas temperaturas en Torreón están aumentando las enfermedades diarreicas hasta en un 100 por ciento, debido principalmente a comer alimentos en estado de descomposición.

Con temperaturas gran parte del día que van desde los 36 hasta los 40 grados, el Jefe de la Jurisdicción Sanitaria VI, César del Bosque, mencionó que es común que muchos alimentos se echen a perder, lo que es más proclive, dijo, en puestos ambulantes.

Normalmente existe una consulta de 200 pacientes por semana con enfermedades relacionadas, sin embargo, a la fecha el promedio es de 400 consultas por semana, aunque hay picos de hasta 800 casos. 

“El pollo, los mariscos, los quesos, son alimentos delicados en exposición al calor. Por un rato que lo dejes sin refrigerar se echan a perder y por eso surgen las enfermedades. Es algo normal en estos tiempos”, comentó César del Bosque. 

Sostuvo que realizan inspecciones de salud a negocios y establecimientos, e inclusive también a los puestos ambulantes. “Cooperamos con Plazas y Mercados. Aunque sea informal si es salud pública lo tenemos que revisar”, aseguró. 

El funcionario de la salud exhortó a tener cuidado con comer en la calle y mantener la cultura de medidas de seguridad e higiene como lavarse las manos antes y después de comer e ir al baño. 

“Sí tenemos que ser bien duros, porque al ratito va a haber una contaminación o un foco infeccioso en la venta de gorditas, tacos, paletas. Hemos llegado a tirar hasta garrafones completos de aguas frescas”, insistió. 

Del Bosque añadió que hasta el momento en la región no hay casos de golpes o deshidrataciones graves, pero recomendó no hacer ejercicio entre las 11 y 5:30 de la tarde, llevar sombrillas usar cachuchas o sombrero e hidratarse constantemente.