Foto: Archivo
Moody's dijo que la implementación de reformas estructurales en México podría ser un contrapeso para parte de los riesgos que enfrenta la economía

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no resolvió para México los problemas de lento crecimiento ni de bajos salarios de sus trabajadores, "problemas que no se resuelven con el modelo de crecimiento actual que se enfoca en las exportaciones", aseguró este miércoles la calificadora de inversiones Moody´s, a unos días de que inicie el proceso de renegociación de ese acuerdo, vigente desde enero de 1994.

Los principales obstáculos para el crecimiento de México no se resolverán tan solo con la renegociación del TLCAN, que inicia la próxima semana, aseguró Moody’s Investors Service en un nuevo reporte.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte ha ayudado a mejorar la competitividad exportadora de México hacia una producción más compleja y ha aumentado su integración con la economía de Estados Unidos. Sin embargo,  México no ha logrado las grandes tasas de crecimiento que se esperaban con la liberación de su economía y las brechas de salarios y productividad versus Estados Unidos se han ensanchado en lugar de reducido, aseguró.

“El TLCAN no ha resuelto el lento crecimiento, la baja productividad, ni los bajos salarios de México”, afirmó Madhavi Bokil, una de las vicepresidentas y analistas principales de Moody´s, en el reporte “Successful NAFTA talks alone will not fix structural impediments to Mexico’s growth”.

Si la productividad de México permanece estancada, la brecha de ingresos en comparación Estados Unidos aumentará con el tiempo en lugar de lograr una convergencia.

"Los bajos niveles que han registrado la productividad, salarios y crecimiento de México durante las últimas tres décadas, aún fuera de períodos de crisis económica o de recesión, no se resuelven con el modelo de crecimiento actual que se enfoca en las exportaciones y depende del acceso al mercado estadounidense vía el TLCAN. México ha mantenido su ventaja competitiva mediante un crecimiento negativo del salario real, a expensas de los niveles de ingresos. Como resultado, en lugar de converger a través del comercio, las brechas salariales y de productividad versus Estados Unidos se han ampliado", sostuvo el reporte.

El avance gradual de la implementación de la agenda de reforma estructural puede generar contrapeso para el riesgo comercial que enfrenta México. La baja productividad y crecimiento del salario en México responde a la desigualdad regional de oportunidades de crecimiento y al alto grado de informalidad de su economía.  La agenda de reformas estructurales 2012/13 contempla como prioridad reducir la informalidad y la desigualdad regional en términos de productividad, desarrollo y crecimiento, sostuvo.