El Obispo de Saltillo dijo que la Diócesis de Saltillo pidió perdón a las familias involucradas. Foto: Vanguardia/Nadia Betancourt
En su visita a Monclova, el jerarca católico aseguró que la Santa Sede sí está haciendo algo al respecto y de eso es testigo, pues los dos sacerdotes acusados de abusos contra menores ya no están en función

Monclova, Coahuila.- El obispo Raúl Vera López dijo sentirse avergonzado por los casos de pederastia que involucran a sacerdotes de Coahuila, por lo que expuso que la Iglesia católica ya pidió perdón a las familias afectadas y por su parte continuará contribuyendo en la investigación que realiza la Procuraduría General de Justicia del Estado.

En su visita a Monclova, el jerarca católico aseguró que la Santa Sede sí está haciendo algo al respecto y de eso es testigo, pues los dos sacerdotes acusados de abusos contra menores ya no están en función.

"Ya dije, están dos casos y están fuera los dos, no puedo decir más porque hay una averiguación en curso", señaló.

Además de rendir su declaración ante la Procuraduría General de Justicia del Estado, el Obispo también compareció a nivel eclesiástico.

"Son procedimientos distintos, pero yo no soy el juez y los padres ya no dependen de nosotros, ni domicilio tengo yo", declaró.

Para evitar casos similares, mencionó que las personas que están por ser ordenadas pasan por una evaluación, pero destacó que los que tienen la vocación no son criminales y por lo tanto no se les debe juzgar por igual.

Al igual que el Papa Francisco, dijo que la Diócesis de Saltillo pidió perdón a las familias involucradas y mencionó: "Por su puesto que me da vergüenza, pero yo ya hice mi parte y seguí los procedimientos que tiene la Iglesia".