Foto: Francisco Rodríguez
María Elena mencionó que a pesar de que el gobernador los ha atendido desde el primer día de su gobierno, no hay avances en lo principal: la localización de sus hijos.

Miembros de Torreón de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (Fuundec), anunciaron que nuevamente retomarán la “visibilización” de la problemática de desaparecidos con acciones mensuales en el memorial localizado en la Alameda Zaragoza.

María Elena Salazar, madre del desaparecido Hugo González, mencionó que estos meses, de mayo a agosto, son especiales porque la mayoría de los desaparecidos que integran el colectivo en Torreón, ocurrieron en estos meses.

2009, 2010, 2011, son los principales años. La mayoría en estos meses. Hugo desapareció el 20 de julio de hace 8 años. Mario Alberto Morales Cano desapareció el 2 de julio de hace 7 años. Jesús Daniel Flores García desapareció el primero de mayo de 2010. Iván Baruch Núñez Mendieta desapareció el 7 de agosto de 2011.

“Son meses muy dolorosos, meses muy marcados y por eso queremos retomar, seguir visibilizando y exigiendo la búsqueda. Este memoria más que eso es para recordar que existe la tragedia, que ellos no están con nosotros”, comentó María Elena Salazar. 

Foto: Francisco Rodríguez

María Elena mencionó que a pesar de que el gobernador los ha atendido desde el primer día de su gobierno, lo principal no hay avances: la localización de sus hijos. 

Mencionó que la búsqueda no solo es exhumar restos y cuerpos, sino también identificar. Cuestionó al laboratorio que contrató el gobierno para identificar los restos y obtener los perfiles genéticos. 

“Los restos que han encontrado son muy complejos, seguimos exigiendo. Como víctimas tenemos el derecho de decir qué es lo que queremos, queremos un laboratorio de nuestra entera confianza”, comentó. 

Rosario Cano, madre de Mario Alberto expuso que no hay ningún resultado ni avance con las investigaciones sobre el paradero de su hijo. “En las revisiones de mi caso es la misma investigación de hace 7 años”, se quejó. 

Rosario, originaria de Chihuahua, comentó que lleva 7 años de agonía y de estar esperando. Comentó que el miedo ya quedó chiquito, y que no puede tener miedo porque éste paraliza.