Matthias Wollong, primer violín de la Staatskapelle de Dresde. Foto: El Universal
Bruno Apitz, famoso por su novela "Nackt unter Wölfen" (Desnudo entre lobos) sobre su tiempo en el campo de concentración nazi donde estuvo desde 1937 hasta 1945, tocó su violín durante esa época ante los demás prisioneros.
Se deja tocar muy bien y suena maravillosamente"...
Matthias Wollong, primer violín de la Staatskapelle de Dresde

Décadas después de que el escritor judío alemán Bruno Apitz hiciera sonar su violín ante los prisioneros del campo de concentración de Buchenwald durante la época nazi, éste volverá a sonar con música de entonces.

"Se deja tocar muy bien y suena maravillosamente", declaró a dpa Matthias Wollong, primer violín de la Staatskapelle de Dresde. "Tiene al menos 150 años, pero está en un estado excelente", indicó.

Apitz (1900-1979), famoso por su novela "Nackt unter Wölfen" (Desnudo entre lobos) sobre su tiempo en el campo de concentración nazi donde estuvo desde 1937 hasta 1945, tocó su violín durante esa época ante los demás prisioneros. Ahora, Wollong tocará el instrumento el 7 de septiembre en Erfurt con música que fue compuesta en Buchenwald.

El vicedirector del centro conmemorativo de Buchenwald, Rikola-Gunnar Lüttgenau, cree que el violín procede de un taller en Vogtland, en el este de Alemania. Hace algunos años, la viuda de Apitz entregó el instrumento al centro.

Décadas después de que el escritor judío alemán Bruno Apitz hiciera sonar su violín ante los prisioneros del campo de concentración de Buchenwald durante la época nazi, éste volverá a sonar con música de entonces. Foto:El Universal

"Está demostrado que Apitz tocó su violín en el campo de concentración en un funeral ilegal por Ernst Thälmann", comentó Lüttgenau. El antiguo presidente del Partido Comunista de Alemania (KPD) fue asesinado en 1944 en Buchenwald. También animó con su música una tarde cultural, agregó.

En el fondo del centro conmemorativo de Buchenwald hay, según Lüttgenau, varios instrumentos musicales, como por ejemplo, una balalaica, legada por antiguos prisioneros. El de Apitz es el único violín.

Wollong habló de un proyecto fascinante en el que quiere también tocar música que fue compuesta en el campo de concentración como la canción "Kopf hoch" (Levanta la cabeza). La canción del funeral de Thälmann deberá sonar igual que la música de Bach, anuncia el violinista y profesor de la escuela de música de Weimar.

La inspiración para un concierto de este tipo provino del fabricante de violines israelí Amnon Weinstein, que colecciona violines cuya historia esté relacionada con el Holocausto.

Wollong y Lüttgenau señalaron, no obstante, que la historia detrás del violín de Apitz es diferente a cualquier instrumento de la colección de Weinstein, ya que estos pertenecen principalmente a músicos que fueron asesinados en el campo de exterminio de Auschwitz.

El "violín de Buchenwald" se remite más a un capítulo de música clandestina en campos de concentración. Con ésta se trataba de animar a los prisioneros y reflejar la propia situación, explicó Lüttgenau.