Foto: Especial
Hyundai tiene preparada una carta fuerte bajo la manga que pondrá sobre la mesa a partir del 10 de agosto en sus concesionarios en territorio nacional: el Accent

PABLO MONROY 

La pugna entre las marcas automotrices por ofrecer el mejor contendiente dentro del segmento de los sedanes compactos en nuestro país es cada vez más fuerte y Hyundai, tiene preparada una carta fuerte bajo la manga que pondrá sobre la mesa a partir del 10 de agosto en sus concesionarios en territorio nacional: el Accent.

 Estéticamente la enorme parrilla hexagonal cobra el mayor protagonismo en la parte frontal que, en conjunto con la geometría de los faros de halógeno con luces diurnas, y el par de líneas trazadas en los extremos del cofre, le otorgan una mirada con cierta agresividad.

La parte trasera no deja de llamar la atención, primero por la caída sport back del medallón que deja ver de manera sutil  la tapa de la cajuela, y por el trazo alargado de las calaveras con tecnología LED. 

A primera vista el interior del Accent goza de buena calidad en los materiales y ensambles, así como de un espacio generoso para los ocupantes de las dos filas de asientos.

Al centro del tablero se aprecia una pantalla táctil a color de siete pulgadas con el que se puede manipular el sistema de entretenimiento que incluye, además de la proyección de la cámara de reversa, conectividad Apple CarPlay y Android Auto. 

Dada su vocación urbana, el Accent es impulsado por un motor de cuatro cilindros 1.6 litros que entrega 121 caballos de fuerza y 111 lb.-pie de torque, que puede ser acoplado a una transmisión automática o manual de seis velocidades.

Si bien estará disponible en tres niveles de equipamiento, todos los Accent incorporan de serie seis bolsas de aire, frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS, control de estabilidad y asistencia de arranque en pendientes, así como la garantía de cinco años defensa a defensa que Hyundai ofrece en sus vehículos.

 El Accent es ensamblado orgullosamente en nuestro país, en la planta que la compañía hermana Kia tiene en el municipio de Pesquería, en Nuevo León; y aunque comparte plataforma (y línea de montaje) con el Rio, se trata de un auto con personalidad propia. 

Llega el coreano con ‘sangre’ mexicana

EL DATO

4 cilindros de 1.6 litros impulsan este motor que entrega 121 caballos de fuerza.