Notimex
Una campaña para evitar la deportación en Estados Unidos de unos 65 mil estudiantes indocumentados a sus países de origen inició en Washington a fin de impulsar en el Congreso una ley que legalice su situación.
Washington.- La campaña, inspirada en el caso de dos jóvenes colombianos residentes de Miami, Juan y Alex Gómez, busca primero una excepción para ambos y después la aprobación de la llamada Dream Act, para regularizar a estudiantes indocumentados.

Apoyados por media docena de legisladores de Florida, los jóvenes colombianos se han convertido en el centro de atención nacional y ha inspirado a estudiantes estadunidenses a sumarse a su causa y a la de miles de estudiantes indocumentados con problemas similares.

Alex y Juan Gómez llegaron a Estados Unidos sin documentos cuando tenían uno y dos años, de manera respectiva.

Ambos han residido en este país desde entonces, pero el pasado 31 de julio, agentes de inmigración llegaron a su casa, los esposaron a ellos y a sus padres y los colocaron camino a la deportación.

'Fue un rudo despertar', recordó Juan, quien viajó a Washington para lograr que un subcomité del Congreso calendarice el análisis de su caso, además de buscar apoyo de más legisladores para que se apruebe este año la Dream Act, pese al estancamiento de la reforma migratoria.

El 1 de agosto pasado, debido a una petición de legisladores como Lincoln Díaz Balart e Ileana Ros-Lehtinen, las autoridades de migración aceptaron una posposición de la deportación por 45 días, que vence el 14 de septiembre próximo.

Aunque los legisladores pidieron una nueva extensión, bajo el argumento de que se requería dar más tiempo para su proceso de apelación migratoria, hasta ahora no han recibido respuesta de la directora y de la Oficina de Inmigración y Aduanas, Julie Myers.

'Es una batalla cuesta arriba', reconoció Ros-Lehtinen, quien convocó a una sesión informativa en el Congreso esta semana a fin de sensibilizar a otros miembros del Congreso sobre la situación de los Gómez y de miles de estudiantes indocumentados en Estados Unidos.

Aunque los abogados migratorios de los jóvenes Gómez están esperanzados de que el Congreso apruebe la Dream Act este año, aún no existe en el Congreso federal un calendario claro para la consideración de la iniciativa.

Un grupo de senadores busca revivir en septiembre esa legislación, así como la AgJobs para legalizar a 1.5 millones de trabajadores agrícolas, pero operadores demócratas y republicanos creen que sólo la segunda tiene posibilidades de aprobación en 2007.

La Dream Act permite la legalización de aquellos estudiantes indocumentados que estén en la universidad, hayan cursado estudios previos en Estados Unidos y vivido cinco años en el país antes que una ley sea promulgada.