Dan de baja a dos elementos de la Preventiva Municipal; además están acusados de ‘halconeo’

Dos elementos de la Policía Municipal de Saltillo fueron dados de baja y son investigados por la presunta venta de droga y “halconeo” tras ser denunciados por ciudadanos, confirmó Federico Fernández Montañez.

El Comisionado de Seguridad de Saltillo expresó que a la fecha, 15 uniformados han causado baja de la corporación, entre ellos los 2 elementos señalados.

Aclaró que no todos los 15 casos son baja por faltas o delitos, sino que también se incluyen bajas voluntarias, ya sea por cambio de residencia, de oficio o porque simplemente ya no quieren seguir en la Policía.

En el caso de los dos elementos que aparentemente vendían droga, Fernández Montañez señaló que lo que pude informar es que se dieron de baja, pues los mismos aceptaron su conducta ilícita.

“Respecto a los elementos que comentas, efectivamente, hubo un caso en el que dos elementos tenían señalamientos de este tipo y no nos andamos con rodeos, fueron dados de baja inmediatamente por el  señalamiento de algunos ciudadanos que logramos comprobar.

Lo que pude informar es que se dieron de baja, pues los mismos aceptaron su conducta ilícita”.
Federico Fernández Montañez, comisionado de Seguridad de Saltillo

“Inmediatamente ese mismo día fueron dados de baja previo arresto. Lo más importante es que la gente confíe en la Policía porque si no hay confianza en la institución, no hay nada”, recalcó el Comisionado.

Añadió que los inculpados fueron señalados por ciudadanos, por lo que inicialmente se les investigó con base en el protocolo interno.

“Se comprobó de una manera rápida con informes que teníamos y donde las personas admitieron incurrir en una u otra de esas faltas y nosotros los dimos inmediatamente de baja, abriendo por supuesto un procedimiento y una carpeta para que continué el curso de la investigación”, indicó el funcionario.

Recordó que la Policía depende totalmente de la confianza de los ciudadanos y que en ese sentido, el cuerpo policiaco de la capital coahuilense mantiene altos estándares de confianza.