Jorge Arturo López Gómez/El Universal
Por los altos precios, el mercado para este tipo de carros apunta hacia EU y Europa
México, D.F..- Los automóviles eléctricos reviven, regresan con nuevos bríos y se han convertido en algo así como el último grito de la moda en el mundo automotriz. Son vehículos cero emisiones y libres del pago de verificación; sin embargo, esas revolucionarias tecnologías parecen prohibitivas para el mercado mexicano sobre todo por sus altos costos, y su desarrollo apunta hacia Europa y Estados Unidos.

Analistas, investigadores y directores generales de algunas marcas automotrices apuntan que además de que esta tecnología es todavía cara en México porque eleva el precio de un auto en 10 mil dólares, hay varios factores que todavía la hacen poco viable para que se aplique de manera masiva en el país, por lo cual consideran que el auto del futuro seguirá siendo de combustión interna.

El primer obstáculo que señalan los expertos, además de los altos costos, es la insuficiente infraestructura del país y el segundo problema es la falta de incentivos fiscales como una tarifa eléctrica especial para dueños de estos vehículos.

Los carros ofrecen varios privilegios a sus propietarios, porque además de que están exentos de verificación, pueden circular todos los días de la semana, circulan con baterías que requieren una simple recarga casi en cualquier enchufe, y con un rendimiento promedio 30% más económicos que autos con motor a gasolina.

Pero sin duda se trata de una moda retro en la que los fabricantes de vehículos trabajan arduamente para reiniciar el camino y colaborar con el medio ambiente.

En 1996 General Motors fabricó el EV1 considerado como el primer automóvil 100% eléctrico con altas prestaciones. La armadora estadounidense produjo unas mil 100 unidades de ese modelo biplaza, todas las comercializó en California y Arizona en la modalidad de arrendamiento (leasing), hasta que en 2004 decidió retirarlas y en 2005 destruirlas todas. Todas con excepción de una que tuvo la suerte de sobrevivir y que se encuentra en el museo de Historia de América.

De hecho el químico Luis Manuel Guerra, tuvo un EV1, como nos platicó el físico León Pablo Hurtado, director técnico del Instituto de Asistencias Ecológicas AC.

"Era un carro grande, pesado y. era tecnología de hace 20 años, hoy las baterías son más reducidas y la carga es mucho más rápida. En ese entonces se tenía que dejar cargando toda la noche", comentó León Pablo Hurtado.

La extraña pero comprensible decisión de GM en ese entonces, obedeció a la decisión del estado de California de revocar la ZEV (Zero Emision Vehicle) Mantatory por la ZEV Regulatory que era menos restrictiva y permitía la entrada de vehículos híbridos y propulsados por gas, biocombustibles, etcétera.

Pero con todo y los beneficios que estos vehículos ofrecen para un medio ambiente más limpio, en México han generado puntos de vista encontrados.

Por un lado están los más optimistas que consideran que están dadas las condiciones para revolucionar el mercado doméstico y que le apuestan a este tipo de tecnologías alternativas, como las marcas Zilent y Nissan, y por otro lado están los más escépticos, que son la mayoría, y que consideran que ese tipo de automóviles no serán populares en México, al menos en los próximos 20 años.

Apenas en mayo de este año Nissan sorprendió al introducir en Aguascalientes 50 vehículos compactos modelo Leaf eléctricos en coordinación con el gobierno hidrocálido que invirtió 35 millones de pesos (mdp) en la adquisición de esas unidades y 1.5 mdp para instalar 58 tomas eléctricas para armar el Centro de Recarga más grande del mundo,

Jorge Vallejo, director de Relaciones Exteriores y Asuntos Gubernamentales de Nissan para México y América Latina (LATAM), reveló la posibilidad de que la compañía adelante la importación de esos vehículos al mercado mexicano en el primer trimestre de 2013 para comercializarlo ante el interés que han manifestado varios de sus clientes.

"Dependerá de tres o cuatro proyectos que tenemos que concluir", comentó Vallejo a EL UNIVERSAL.

En contraste con la visión de Nissan, analistas y directores generales de otras marcas consideran que pasarán todavía de una a dos décadas para que los vehículos eléctricos se comercialicen de manera masiva en territorio nacional.

"En 2020 tendremos a nivel mundial 7 millones de autos híbridos y un millón de eléctricos para un mercado de 100 millones de unidades, y ese millón de eléctricos está enfocado principalmente para los mercados americano y europeo; sí hay interés en México para traer autos eléctricos pero su costo es como de 20 mil dólares más sobre el precio de un carro normal, por eso vemos muy difícil que los eléctricos puedan despegar pronto", expuso Guido Vildozo, analista automotriz de la consultoría IHS.

Laura Iturbide, directora del Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac de la U. Anáhuac México-Norte, estimó también que todavía faltan muchos años para que los autos eléctricos circulen de manera masiva en las avenidas mexicanas.

Apuntó que en el mercado automotriz crecerá de manera ordenada de modo que antes de que los autos eléctricos invadan las principales avenidas del país tendrá que darse una consolidación de los autos híbridos, lo cual todavía se ve lejano.

"La llegada de los autos eléctricos obligaría la creación de una infraestructura muy compleja que México deberá abordar porque en este momento no la tiene, entonces creo que seguiremos viendo autos compactos, pequeños, y cada vez más ahorradores", expuso la catedrática.

Reiteró que la única posibilidad para que los autos eléctricos se salten la consolidación que todavía no logran los híbridos sería con el surgimiento de una tecnología que abaratara o pegara a los costos "así su adopción sería rápida", agregó.

A final de cuentas, los conocedores estiman que hay tres puntos que la industria automotriz y el gobierno federal deben atacar conjuntamente porque son los que obstaculizan el arribo masivode estos autos cero emisiones a México: los altos costos de esa tecnología que incrementan de manera escandalosa sus precios; la ausencia de una infraestructura adecuada, y la implementación de estímulos fiscales, para motivar e impulsar sus ventas.

Impulsan eficiencia energética

Todas las marcas automotrices trabajan en el desarrollo de tecnologías verdes mediante la producción de vehículos híbridos, de hidrógeno o eléctricos, pero su mayor apuesta es continuar en la fabricación de motores de combustión interna más eficientes.

La industria ha detectado que la demanda, al menos en el mercado mexicano, no es por autos híbridos o eléctricos, sino por motores tradicionales más pequeños pero más potentes.

En el caso de los autos eléctricos, parece que la mayor preocupación es encontrar que tengan mayor autonomía.

"En Mazda estamos convencidos que seguirán dominando los motores a gasolina y diesel", comentó en entrevista Polo Orellana, director general de Mazda Motor México.

Agregó que Mazda está comprometida con la tecnología Skyactiv, con la que busca que todos sus motores sean 30% más eficientes y amigables con el medio ambiente.

Gabriel López, presidente y director general de Ford Motor Company México, acepta que los autos eléctricos van a ser adecuados para las ciudades pero no para recorrer largas distancias.

Cabe mencionar que tanto el Leaf eléctrico de Nissan que ya circula en Aguascalientes y el Distrito Federal, como el Mini E, que la firma inglesa acaba de presentar en México, tienen una autonomía de 160 kilómetros.

Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), que tuvo a prueba un Mini E, nos confió sus dudas para llevarlo a Tlaxcala desde el DF.

Apuntó que aún cuando el dueño un auto eléctrico tuviera la oportunidad de traer la batería cargada al tope para recorrer 200 o 250 kilómetros diarios en la ciudad, no le alcanzaría para viajar del Distrito Federal a Acapulco".

Mientras, General Motors se reporta lista para competir en cualquier terreno. "Estamos a la punta en muchas tecnologías que incluyen al Volt eléctrico, pero se requiere que el cliente esté dispuesto a pagar el sobreprecio", comentó Ernesto Hernández, presidente y director de General Motors México.

De acuerdo con la marca, el Volt de Chevrolet no es un híbrido, ni un eléctrico de batería. Es un coche eléctrico de autonomía extendida Lo mueve una unidad eléctrica Voltec y cuando las baterías de litio se agotan, un motor de gasolina las recarga y logra autonomía de más de 500 km.

A pesar de que la mayoría de las armadoras le apuestan a motores a gasolina y diesel más eficientes, todas se preparan y buscan la perfección en tecnologías alternativas.

En México el ejemplo más claro es Nissan que ya tiene 90 Leaf eléctricos circulando en el país, y aunque Mazda trabaja en su tecnología Skyactiv, ya prepara en Japón un eléctrico con autonomía de 200 kilómetros.

Carlos Ghosn, presidente de Nissan y Renault, reveló en una entrevista al diario francés Le Journal du Dimanche, que la apuesta de la alianza de ambas marcas se ha enfocado a investigar y desarrollar tecnología eléctrica en la que invierte 200 millones de euros al año.

Aún con el esfuerzo y la perfección de tecnologías alternativas que buscan las marcas automotrices, el físico León Pablo Hurtado, del Instituto de Asistencias Ecológicas advierte que México no es atractivo para los autos eléctricos "porque son caros", dijo.

Inversión

Recursos para autos eléctricos en Aguascalientes

* 50 vehículos eléctricos de Nissan compró Aguascalientes

* 35 mdp invirtió ese gobierno en la adquisición

* 1.5 mdp costaron las 58 tomas para estas unidades