Notimex
México.- La riqueza natural que se encuentra del sureste mexicano hasta Panamá podrá ser admirado y valorado a partir de hoy en la Galería Abierta de la Unidad Zacatenco del IPN, donde fue inaugurada una muestra fotográfica sobre el Corredor Biológico Mesoamericano.
Elena Cepeda de León, secretaria de Cultura del Gobierno del Distrito Federal, y Pedro Alvarez Icaza, director general del Corredor Biológico Mesoamericano-México, abrieron al público la muestra "Corredor Biológico Mesoamericano: Espacio de Vida".

En las rejas de la sede "Adolfo López Mateos" del Instituto Politécnico Nacional (IPN) fueron instaladas 128 fotografías de 12 fotógrafos reconocidos a nivel mundial que muestran paisajes, flora, fauna y asentamientos humanos desde Panamá hasta el sureste mexicano.

Los fotógrafos participantes son Sebastián Beláustegui, Michael Calderwood, Pablo Cervantes, Dolores Dahlhaus, Javier de la Maza, Leonardo Díaz, Fluvio Eccardi, Manuel Grosselet, Georgita Ruiz, Juan Pablo Moreiras, Jorge Neyra y Cristóbal von Rothkirich.

Bajo el diseño y la curaduría a cargo de Martha Elena León, las imágenes son fotografías de gran formato, algunas de ellas tomadas desde satélites internacionales.

El objetivo de la muestra es proponer una nueva manera de entender la protección del medio ambiente y el aprovechamiento de los recursos naturales, a través de proyectos de desarrollo sustentable como la producción agrícola, cafetales y apicultura, entre otras.

Además, la muestra promueve la protección de una de las regiones de mayor biodiversidad del mundo, a través de la comunicación entre los países y personas de la región.

Esto, porque el Corredor Biológico Mesoamericano abarca los países de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Belice, Guatemala y estados del sureste mexicano como Chiapas, Quintana Roo, Campeche y Yucatán.

La muestra fue dividida en varias secciones, de las cuales la primera busca adnuirar al área como una de las más grandes y diversas biológicamente a nivel mundial, pero que por desgracia también destaca por la cantidad de especies endémicas.

En otra parte se da especial atención a los animales y plantas que habitan en la zona, sobre todo debido a que es conocida como la Ruta del jaguar, especie iconográfica de la cultura maya.

Por ello, precisamente a los asentamientos mayas por toda la zona se dedica otra sección de la muestra, a los que se ve como protectores de las selvas, debido a los proyectos que han establecido para la preservación de sus comunidades.

En el acto, Cepeda de León y Alvarez Icaza coincidieron en asegurar que este tipo de muestras son muy importantes, sobre todo en espacios públicos, ya que promueven el cuidado por el medio ambiente y la cultura.