Tiflis.- El estado de excepción instaurado hace nueve días en Georgia fue levantado este viernes, una medida acompañada por promesas del presidente Mijail Saakashvili, que dio luz verde a la oposición para hacer campaña y acceder a la prensa de cara a las elecciones anticipadas de enero.
Con anterioridad, el jefe de Estado georgiano, cuya imagen se vio empañada con algunas de sus recientes decisiones --como la de disparar balas de goma a una muchedumbre o el cierre del principal medio de comunicación de la oposición-- había hecho unas declaraciones a la prensa.

"Todas las fuerzas políticas, la oposición, todos los ciudadanos tendrán la posibilidad de emprender sus actividades políticas durante la campaña electoral, incluido el acceso a la prensa independiente y a las cadenas de televisión", declaró desde el aeropuerto de Tiflis, de donde partió con destino a Adjaria, una provincia georgiana.

Además Saakashvili anunció la dimisión del primer ministro Zurab Nogaideli y su sustitución por Lado Gurguenidze.

No ha especificado, en cambio, si la cadena Imedi TV, que sigue cerrada, podría volver a emitir.

"Hoy, la vida en Georgia reanuda su curso normal y hemos decidido levantar el estado de excepción. Anulamos estas restricciones, que eran mínimas", según Saakashvili.

Los emisarios de Estados Unidos y de la Unión Europea enviados a Tiflis para tratar de convencer al presidente de que respete sus compromisos democráticos seguían pendientes de la suerte de Imedi TV, como también lo estaba una buena parte de georgianos.

De todos modos, el presidente en ejercicio de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, el ministro de Asuntos Exteriores español Miguel Moratinos, mostró su "satisfacción" por la medida que consideró "vital para la democracia".

"Imedi TV era la única cadena diferente, no sé qué voy a mirar en adelante. Quizá las cadenas rusas, pero tampoco son muy objetivas", lamentaba Tamara Guikadze, de 32 años.

Por la mañana el candidato de la oposición a las elecciones presidenciales anticipadas del 5 de enero, Levan Gatchechiladze, exhortó a las autoridades a autorizar el funcionamiento de Imedi TV, una condición indispensable para la celebración de comicios "democráticos".

"Lo más importante es la reapertura de Imedi. Sin ello, las elecciones no podrán ser democráticas", dijo este empresario de 43 años designado el lunes como candidato de la coalición opositora, compuesta por una decena de partidos.

Imedi TV fue ocupada y cerrada por las fuerzas especiales el 7 de noviembre.

El grupo News Corp del magnate australiano Rupert Murdoch controla el canal junto con el hombre de negocios y opositor Badri Patarkatsichvili, sobre el que pesan sospechas de haber querido derrocar al régimen, según la fiscalía general.

Ya tensas desde la llegada al poder de Saakashvili tras la Revolución de la Rosa de 2003, las relaciones entre Rusia y Georgia no cesan de deteriorarse entre acusaciones cruzadas.