LA JORNADA
México, D.F. .- El país no se encuentra en riesgo de desabasto por la crisis alimentaria que se vive en el mundo, aseguró el secretario de Economía, Eduardo Sojo, al señalar que, pese a que "no podemos abstraernos de esta situación, la hemos librado muy bien", debido a que "somos un importante productor de alimentos; la firma de tratados de libre comercio nos permite tener acceso a productos de 44 naciones del mundo y hemos modernizado nuestra logística para distribuirlos".
Sin embargo, el acaparamiento de 60 por ciento de la cosecha de maíz del ciclo otoño-invierno por tres empresas comercializadoras, encabezadas por Cargill, y autorizado por las autoridades federales, representa un "signo de alerta", pues derivará en una especulación en los precios de los alimentos que integran la canasta básica, de los cuales la mitad presentan alzas de 45 por ciento en promedio en el primer cuatrimestre del año, señaló la secretaria de Desarrollo Económico del Distrito Federal, Laura Velázquez Alzúa.

"Hoy en día la crisis alimentaria no debe ser ajena a la agenda de gobierno. Al contrario, debe ser un punto estratégico de discusión y análisis para proteger la economía de las familias más pobres, por lo que proponemos al secretario de Economía que convoque a una reunión nacional para enfrentar esta crisis alimentaria a nivel mundial, que tendrá efectos negativos en el segundo semestre del año en el país, con excepción del Distrito Federal, que se encuentra blindado", argumentó.

Al término de la inauguración del Centro Integral de Promoción al Desarrollo y el Empleo (Cipade), en la delegación Benito Juárez, el funcionario federal rechazó que se observe un incremento de precios en el mercado, pues dijo que se está verificando su comportamiento todos los lunes, miércoles y viernes, y se detecta que el precio ponderado de la tortilla es de 8.01 pesos, la pieza de bolillo está en 1.52, y el litro de leche 10.65, es decir, 11, 2 y 4 centavos más respecto a diciembre.

Esta semana se abrirá un cupo de arroz limitado con arancel cero para terceros países, a fin de garantizar que su precio llegue a mejores niveles y "anticiparnos a complicaciones de desabasto", como se hizo en su momento con el maíz, trigo y pasta de soya. Anotó que "no tendríamos ningún problema de extenderlo", pues el alza de los alimentos en el mundo se debe a cuestiones como el cambio climático, el aumento de los energéticos, la excesiva demanda de granos de China e India y la decisión de Estados Unidos de producir etanol a partir del maíz.

Además, desde el año pasado, recordó, se han tomado medidas con los integrantes de las cadenas productivas, lo cual "nos ha permitido salir adelante, como es el hecho de que la Secretaría de Agricultura impulsó un programa de coberturas con los productores de maíz para garantizar un precio competitivo de la tonelada, que este año oscilará entre los 3 mil y 3 mil 200 pesos, a fin de no afectar el poder adquisitivo de la población".