Notimex
México.- Una planeación arriesgada, el poco tiempo de trabajo que ha tenido el técnico Rubén Omar Romano y la falta de reacción de algunos jugadores tienen al América en una crisis de resultados y casi al fondo de la tabla general, reconoció. el presidente del club Guillermo Cañedo White.
El directivo, quien tuvo una plática con jugadores en las instalaciones de Coapa dijo sentir "rabia y frustración porque el esfuerzo se ha hecho y el trabajo también y los resultados no se están dando".

"El equipo pasa por una situación que calificamos de preocupante por tres factores y el primero es que se hizo una planeación muy arriesgada del plantel al empezar la temporada".

En este punto, explicó que no se esperaba lesiones de tantos jugadores, lo que provocó la inclusión de varios jóvenes que, aceptó, no están aptos para tener tanta responsabilidad en un cuadro grande como el América.

Como número dos citó "la poca oportunidad que ha tenido (el técnico) Rubén Omar Romano de trabajar con el equipo, ya que desde que llegó. sólo ha tenido partido tras partido sin tiempo de explicar a los jugadores lo que espera de ellos".

El tercer factor, agregó, es "que algunos de los jugadores no han reaccionado con la energía y pasión ni con el pundonor con el que se tiene que portar la camiseta. Bajo estas condiciones, nos tienen en una crisis de resultados, de la que el equipo tiene que salir lo más rápido posible".

En la conferencia de prensa expresó que "es muy lamentable ver la posición de América en la tabla y saber que habían pasado muchos años sin estar en una crisis así, y ahora esperamos que pasen 100 años sin una crisis de esta".

De la plática que tuvo con los jugadores, comentó que "el mensaje de hoy es de unidad porque estamos en el mismo barco y necesitamos todos poner nuestra parte para llegar a buen puerto".

"Hoy no es día de buscar culpables, sino de estar unidos, la solución es el trabajo, dejar trabajar a Rubén, dejar que los jugadores entiendan el nuevo sistema, que los extranjeros y los de peso específico pongan su experiencia y los jóvenes su voluntad para que el equipo muestre una cara diferente el próximo domingo", declaró.

Sobre las probables sanciones a aquellos jugadores que no rindan en la cancha, respondió que "la directiva ya tuvo pláticas en conjunto e individual, es política de la institución que la ropa sucia se lava en casa".

Como presidente del club, Guillermo Cañedo señaló que "la directiva asume plenamente su responsabilidad en esto. Ya tuve pláticas con el dueño del equipo (Emilio Azcárraga Jean), y hay una enorme molestia por ver al equipo en las condiciones en que está".

"La continuidad de la directiva siempre corre riesgos cuando los resultados no se dan", concluyó.