Notimex
México.- El secretario general del PRD en el Distrito Federal, Carlos Reyes Gámiz, presentó ante la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) supuestas pruebas de que la delegada de Miguel Hidalgo, Gabriela Cuevas, ha tolerado la invasión al Bosque de Chapultepec.
Señaló que Cuevas Barrón ha hecho caso omiso a un ordenamiento de la Secretaría del Medio Ambiente local, en el que desde julio le piden entregar a la Dirección de Bosques de Chapultepec el espacio que ocupa el campamento Alencastre, Rosario Castellanos.

El dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Distrito Federal comentó que dicho campamento no tiene permiso para permanecer en el Bosque de Chapultepec.

Explicó que la autorización para ese fin le fue revocada desde el 3 de julio pasado, por lo cual solicitó que la delegada de extracción panista retire el "asentamiento irregular", toda vez que
-insistió- es ilegal su permanencia.

"La gente merece tener un Bosque de Chapultepec protegido; no puede ser que sean las propias autoridades de Miguel Hidalgo las que dañen un importante plumón de la ciudad de México, lo que contraviene la normatividad ambiental de esta megalópolis", dijo.

Ante Valeria Albarrán, directora de Emisión y Seguimiento de Sugerencias y Recomendaciones de la PAOT, Reyes Gámiz anexó a la averiguación iniciada el 8 de octubre pasado un documento dirigido a Cuevas Barrón, con fecha del 3 de julio de 2007, y número SMA/DGBUEA/000403, en el que la Dirección General de Bosques Urbanos le ordena desocupar esa área del campamento.

Recordó que el campamento Alencastre, que utiliza casi una hectárea de la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec, ha asfaltado algunas áreas verdes, derribado árboles para instalar oficinas, un comedor y una pequeña capilla.

Incluso, precisó, se han desbrozado partes de áreas verdes para hacer estacionamientos de vehículos; además de que ahí guardan y queman basura, lo que es una situación violatoria y fuera de la normatividad ambiental.

Desmintió a la delegada en el sentido de que el campamento cuenta con el permiso de las autoridades del Bosque de Chapultepec para ocupar esa porción de terreno.