Universal
Villahermosa, Tab.- Señala el gobernador de Tabasco que en el cárcamo de la laguna El Negro, que se fracturó por las lluvias, el nivel del agua rebasó tres metros de altura y podría llevar millones de litros al centro de la capital
El gobernador Andrés Granier advirtió que en cualquier momento el centro de Villahermosa podría inundarse, debido a que el cárcamo de la laguna El Negro se fracturó y se hundió después de la última inundación en la zona.

Entrevistado en el canal de televisión estatal TVT, explicó que ese cárcamo, cercano al Hospital Regional de Petróleos Mexicanos (Pemex), el nivel del agua rebasó tres metros de altura, y podría llevar millones de litros al centro de la capital tabasqueña.

Por ese motivo, precisó, se planea la reubicación del mercado Pino Suárez, pese a que es una de las zonas comerciales más tradicionales de Tabasco, al igual que el tianguis que se instala cada semana en sus inmediaciones.

Ante esa situación, consideró urgente tomar medidas preventivas, entre ellas el gobierno estatal compraría algunos terrenos, y consideró que el más viable es uno ubicado en la zona de Casa Blanca, donde existe suficiente reserva territorial, pero sería necesario introducir servicios urbanos.

El predio es propiedad de un personaje muy conocido de Villahermosa y aunque no mencionó su nombre, consideró que "él es muy consciente y esperamos que ponga un precio justo a sus tierras para que el pueblo de Tabasco siga adelante en su desarrollo".

La mayor parte del territorio de Villahermosa se encuentran por debajo de los niveles de los ríos Carrizal y Grijalva, que incluso cruzan prácticamente por el centro, por lo que a fin de sacar el drenaje de aguas negras y pluviales, ha sido necesario construir varios cárcamos de bombeo.

El caso de El Negro es el mismo y se encuentra a escasas cuadras del malecón del río Grijalva, y en épocas de frentes fríos, como los que se viven ahora en el sureste del país, estaba habilitada como laguna de regulación.

Según informes de la Comisión Nacional del Agua, aún faltan aproximadamente 30 frentes fríos en la presente temporada, por lo que no se puede descartar que haya crecientes nuevas en las próximas semanas.

El caso del cárcamo de El Negro es considerado como grave por las autoridades hidráulicas estatales, porque si funcionara simplemente se bombea el agua para darle salida en caso de una creciente, abundó el Ejecutivo estatal.

Empero, al estar fuera de servicio, lejos de sacar el agua, por ese mismo conducto entraría hasta el centro de la ciudad, que es mucho más bajo que la laguna.

Por otra parte, en la medida en que han descendido los niveles del río Carrizal, se observa el surgimiento de lo que los tabasqueños llaman playones, que es una extensión de tierras como si el río hubiese ampliado su cauce, lo que hace inminente la necesidad de desazolve.

Los especialistas advirtieron que de no tomarse medidas, la escasa profundidad del río Carrizal en esa zona provocaría inundaciones en Villahermosa.

Por otra parte, la Secretaría de Asentamientos y Obras Públicas de Tabasco informó que por instrucciones del gobernador se seguirán tomando las medidas necesarias para proteger las zonas bajas y susceptibles a inundaciones.

Entre esas acciones se prevé reparar los bordos levantados con costalería rellena de arena a lo largo de las márgenes de ríos y lagunas, por lo que Granier Melo pidió la colaboración de la ciudadanía para no retirar los sacos de esos lugares, pues la temporada de lluvias continúa.

Esas medidas preventivas se mantendrán de manera permanente durante los próximos tres meses, por lo que el gobierno estatal solicitó a la población que guarde la calma ante esas obras.