Notimex
México.- La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) afirmó que la construcción de un muro fronterizo entre México y Estados Unidos daña gravemente el medio ambiente de la región y no la migración como aseguró el secretario de Seguridad Interior de EU, Michael Chertoff.
La cancillería señaló en un comunicado que esta posición se encuentra sustentada en estudios profesionales emprendidos desde hace meses por más de 50 especialistas, tanto mexicanos como estadunidenses.

El gobierno de la República, dijo, ha rechazado en diversas ocasiones la construcción de este muro, tanto por las afectaciones medioambientales, como por ser contrario al espíritu de colaboración que debe existir entre ambas naciones para enfrentar desafíos comunes.

Esta medida no atiende genuinamente las exigencias que el fenómeno migratorio representa para las dos naciones y recordó que junto con la Secretaría del Medio Ambiente evaluó el impacto ambiental derivado de la construcción de esta barrera en la frontera.

Para ello, aseveró, se organizó el taller de expertos: "Afectaciones al medio ambiente por la construcción del muro fronterizo", con la participación de la sociedad civil, el Colegio de la Frontera Norte y el Instituto Nacional de Ecología.

Como resultado de este trabajo se dio a conocer un informe en el que se confirmó que la construcción de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos afecta ecosistemas integrados.

Entre esos ecosistemas se cuentan el desierto sonorense, compuesto por áreas naturales protegidas, algunas de las cuales han sido declaradas patrimonio de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia, y la Cultura (Unesco).

Alertó que este impacto es resultado de cambios en la topografía y erosión del suelo, acumulación de desechos, alteración de los escurrimientos naturales de agua e inundaciones.

También por bloqueos al tránsito natural de especies y afectación a los movimientos migratorios de la fauna y barreras al intercambio genético.

Asimismo, se observa decaimiento de la resistencia ecológica frente a variaciones ambientales como el cambio climático y cambio de conducta y de distribución de especies, todo esto en detrimento de la biodiversidad que comparten ambos países, subrayó.

México reiteró la importancia que por este tema deben llevarse a cabo consultas sobre los proyectos que puedan afectar los ecosistemas en la zona limítrofe, con el fin de definir agendas de trabajo para la protección del medio ambiente en la franja compartida.

El gobierno de México continuará identificando e instrumentando medidas para mitigar y, en la medida de lo posible, resolver los efectos medioambientales negativos de la construcción del muro fronterizo, aseguró.