Universal
México, D.F.- Autoridades federales decomisaron medicamentos propiedad del Sector Salud, pertenecientes al IMSS e ISSSTE y a la Secretaría de Salud, que eran vendidos en farmacias privadas y el comercio informal.
Fuentes gubernamentales aseguraron que se han abierto líneas de investigación para conocer la manera en que las medicinas, propiedad del Sector Salud, fueron sustraídos de sus inventarios.

En dos operativos federales se logró el aseguramiento de 26 toneladas de medicinas, entre ellas muestras médicas, del Sector Salud y fármacos caducos y presumiblemente falsos.

En el operativo participaron 908 elementos de seis dependencias, entre ellos agentes de la Policía Federal y personal de la Procuraduría General de la República, el Servicio de Administración Tributaria, la Procuraduría Federal del Consumidor y la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), entre otras.

Las autoridades de la Cofepris investigan los hechos, ya que todo indica que estos medicamentos son producto de robos, ya sea a mano armada, o de "fugas" de fármacos de las instituciones públicas de salud. De las 26 toneladas de medicinas incautadas, 20 por ciento corresponde a medicamentos del Sector Salud, y a muestras médicas, que incluso tienen número de lotes.

La Cofepris aseguró que los operativos se efectuaron en Zapopan y El Santuario, Jalisco, así como en Sahuayo, Michoacán.

Los resultados
De acuerdo con los resultados de estos operativos, la mayor parte de lo asegurado corresponde a muestras médicas, cuya venta está prohibida por la ley.

En segundo término se encontraron medicamentos del Sector Salud y finalmente medicinas presumiblemente clonadas o copiadas de los originales, detalló la Cofepris.

Casi todos los medicamentos fueron asegurados por estar en establecimientos que no cumplen con las condiciones sanitarias para el almacenaje conforme a lo estipulado en el suplemento de la Farmacopea de los Estados Unidos Mexicanos, como lo es: limpieza, temperatura, sistema, primeras entradas y primeras salidas, entre otros.

De igual forma se aseguraron los medicamentos, de los cuales los propietarios no presentaron documentación (facturas) que avalaran la procedencia y posesión legal de dichos productos.

Con las ocho toneladas incautadas el jueves pasado en farmacias de Sahuayo, Michoacán, el volumen asegurado por presunta venta ilegal suma 34 toneladas en menos de una semana, indicaron autoridades de esta Comisión Federal que pertenece a la Secretaría de Salud.

En los últimos cuatro años, la Cofepris ha asegurado más de 180 toneladas de medicamentos que presuntamente se comercializaban ilegalmente en el país.