Berlín, Alemania.- Alemania, ya clasificada para la Eurocopa 2008, recibe mañana en Múnich a la República Checa, con la mente ya puesta en el proyecto de conquistar el título europeo en Austria y Suiza y poner fin a un ayuno que dura desde 1996.
El que los checos sean precisamente los rivales de mañana hace precisamente que se evoque la final del 96, cuando Alemania derrotó a la República Checa por 2-1, con gol de oro de Oliver Bierhoff.

Alemania, para prepararse para la lucha por el título, no quiere bajar la guardia en los compromisos que le quedan de la eliminatoria.

"No podemos permitirnos bajar el ritmo", ha advertido el centrocampista Torsten Frings, que hará mañana las veces de capitán ante las ausencias, forzadas por lesión, de Michael Ballack y Bernd Schneider.

Alemania, con la manera como ha venido despachando la eliminatoria -ocho victorias y dos empates- va camino a ser cabeza de serie en la Eurocopa.

Curiosamente, eso no es necesariamente beneficioso, puesto que las otras cabezas de serie serán Suiza y Austria, como países sedes, y Grecia, como campeón de Europa, lo que dejará a los equipos más potentes en el segundo bombo.

Esto último ha hecho que en Alemania surja la pregunta acerca de si el equipo de Joachim Löw no llegarán relajados a los últimos compromisos, viendo que incluso sería más conveniente estar en el segundo bombo.

No obstante, tanto los responsables de la selección como los jugadores rechazan esto.

"Si queremos ganar la Eurocopa tenemos que poder derrotar a todos los rivales", advirtió el actual "manager" de la selección, Oliver Bierhoff.

Alemania ha anunciado que presentará su mejor equipo posible y por eso rechazo peticiones de algunos clubes que querían que, con la clasificación asegurada, se le diera descanso a sus jugadores.

En lo personal -además de las bajas por lesión de Ballack, Schneider, Philipp Lahm y el goleador Miroslav Klose que ni siguiera fueron convocados- faltarán el meta Jens Lehmann, suspendido por acumulación de amarillas.

La ausencia de Lehmann significa una nueva oportunidad para el meta del Valencia, Timo Hildebrand, que será titular mañana.

Los checos también tienen bajas importantes. El delantero Milan Baros, el lateral izquierdo Jankulovski y el centrocampista Polak están suspendidos por acumulación de amarillas.

El lateral derecho, Alex Grygera, también falta por enfermedad.

El centrocampista Thomas Rossicky es duda por problemas musculares en el muslo derecho.

Los checos todavía no están matemáticamente clasificados pero es poco probable que Irlanda, cinco puntos por debajo y con un partido más, pueda darles caza en lo que queda de la eliminatoria.

Alineaciones probables:

Alemania: Hildebrand; A.Friedrich, Metesacker, Metzelder, Jansen; Odonkor, Frings, Rolfes, Schweinsteiger; Kurany y Podolski.

R.Checa: Cech; Ujfalusi, Kovac, Rozehnal, Zapotocny; Galasek; Sionko, Rosicky, Plasil; Kullic y Koller.

Estadio: Allianz Arena de Múnich.