Redacción
Saltillo, Coah.- La forma en que el brazo armado de la delincuencia organizada ha vulnerado la seguridad en Coahuila, es una constante que se viene repitiendo en el Norte del País donde secuestros y ejecuciones concuerdan con el método de los llamados "Zetas".
La ejecución de dos altos mandos de la Policía Estatal en Saltillo, dos días después de que uno de ellos participara en el operativo para rescatar a una persona "levantada" por sicarios en la colonia Morelos, concuerda con la forma en que se ha estado comportando el crimen organizado en los últimos días.



El martes pasado elementos de Seguridad Pública Estatal se enfrentó a balazos con un grupo de sicarios que se da a la fuga, luego de que logran liberar al secuestrado.



Para el miércoles se registra un incidente parecido en Apodaca, Nuevo León, cuando un comando armado secuestra a nueve presuntos integrantes del Cartel de Sinaloa, para ajustar cuentas por no pagar "derecho de piso" para distribuir droga en ese territorio a miembros del Cartel del Golfo.



En el rescate de los plagiados, elementos de la SIEDO, la AEI y el Ejército, se enfrentan a balazos con el grupo armado, pero a diferencia de lo que sucedió en Coahuila, en Nuevo León si logran capturar a los secuestradores, los cuales se presume forman parte del brazo armado del Cartel del Golfo, llamados "Zetas".



Durante ese operativo salió a relucir que el líder de los plagiarios, identificado solo como "La China", había amenazado de muerte a quienes dirigían el operativo, pero tras la balacera el sujeto murió.



Por otra parte, en Coahuila, luego de las ejecuciones del jueves, el Procurador del Estado, Jesús Torres Charles, dio a conocer que todo apunta al crimen organizado y que se presume que se trata de una venganza por los acontecimientos del martes.