El Universal
La actriz y Gerard Butler se encontraban hablando en un hotel de Los Angeles sobre The Ugly Truth cuando fueron evacuados
Los Angeles.- Una situación de emergencia provocó la evacuacion de todos los huéspedes del hotel Four Seasons Beverly Hills incluyendo a los actores Gerard Butler y Katherine Heigl, quienes estaban en el piso 14 en entrevistas y ruedas de prensa para promover la cinta The Ugly Truth que se estrenará en México el mes próximo.

A las dos de la tarde hora de Los Angeles sonó la alarma del hotel por una amenaza de bomba y enseguida fue acordonado por los bomberos mientras Butler y Heigl bajaban los catorce pisos por la escalera de emergencia para salir luego a la calle por los oscuros pasillos de servicio.

Los evacuados fueron llevados al camellón de la Avenida Burton, pero Heigl siguió de largo hacia un restaurante italiano llamado Il cielo ubicado cien metros adelante. La acompañaba el director de la cinta Robert Luketic, quien en broma gritaba histérico: "Hay una pequeña bomba allá adentro, hay una pequeña bomba".

En cambio, Butler se quedó en el camellón junto con el resto de los huéspedes y trabajadores del hotel. Y se rió a carcajadas cuando vio que uno de los huéspedes salió a la calle en bata y pantunflas: "Ya me lo imagino, seguro que estaba en la tina de la baño cuando sonó la alarma y debió pensar: "hay una bombra tengo que salir corriendo pero antes, me pondré mi bata y mis pantunflas. Debio ser muy gracioso."

Al cabo de treinta minutos, mientras la policía hacía la revision de rutina y comprobaba que había sido una falsa alarma, Butler y Heigl se unieron en Il cielo y decidieron que ahí realizarían la conferencia de prensa que habían dejado pendiente en el hotel.

Hablaron entonces de la película, que es una comedia romántica cuya novedad es que el personaje masculino es un patán alburero que va por la vida diciendo la "horrible verdad" de que a los hombres no les interesa más que sexo con una mujer voluptuosa, aunque al final cae rendido a los pies del personaje de Heigl.

Butler explicó: "Creo que el personaje es los suficiente vulgar para provocar reacciones entre hombres y mujeres. Pero al final, la película no es sobre albures o sexo, sino de que las mujeres tienen el corazón en la cabeza y los hombres en la entrepierna, y de que tenemos que buscar el punto medio en nuestras relaciones".