Afirma que Estados Unidos invertirá en fuentes renovables, en un intento de recuperar el liderazgo que tuvo en el pasado, y que ahora disfrutan otras naciones.
Washington.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció que los presupuestos que enviará al Congreso esta semana sentarán las bases para que la nación recupere la prosperidad y pueda reinventar el futuro, como ha ocurrido en otras graves crisis.

En un discurso ante las dos cámaras del Congreso, y acompañado por todo su Gabinete, el presidente indicó que, en cada crisis que ha sufrido, el país ha sabido reinventarse "con acciones osadas y grandes ideas".

Así, recordó cómo, tras la Guerra Civil, la nación se lanzó a la construcción del ferrocarril, que permitió expandir el comercio y la industria de costa a costa, o como tras la II Guerra Mundial se lanzó a la conquista del espacio, a la construcción de autopistas y finalmente, a la investigación en tecnología.

"En cada uno de estos casos, el Gobierno no suplantó a la iniciativa privada, sino que sirvió de catalizador. Creó las condiciones para que miles de empresarios y nuevos negocios se adaptaran y prosperaran", dijo.

Esta idea, agregó, será la guía que inspirará los nuevos presupuestos de la nación, que, debido a la crisis, impondrán recortes en muchas partidas superfluas, pero no en los tres capítulos que considera fundamentales: la energía, la educación y la sanidad.

"Somos una nación que ha visto promesas en medio del peligro, y que ha aprovechado las oportunidades en medio de las experiencias más duras", señaló.

En materia energética, afirmó que Estados Unidos invertirá en fuentes renovables, en un intento de recuperar el liderazgo que tuvo en el pasado, y que ahora disfrutan otras naciones.

Otro de los objetivos será reducir el coste de salud, que en Estados Unidos son tan elevados que provocan que cada 30 segundos, un ciudadano o una familia se declare en bancarrota, apuntó.

Además, añadió, cada año un millón de estadounidenses pierden la cobertura de salud.

En materia de educación, uno de los retos que se propuso el presidente es reducir el abandono escolar en la educación secundaria, que ha aumentado en los últimos años el país y que ha impedido que muchos ciudadanos tengan la formación necesaria para lograr un empleo.