El Universal
Estas compañías podrían sufrir un destino similar al de Microsoft
Apple y Google encabezan la lista de compañías de tecnología estadounidenses que podrían infringir la regulación antimonopolio de la Unión Europea, luego de la confirmación del dictamen de dicho organismo, dado a conocer ayer, en contra de Microsoft, según analistas de la industria.

Éstos corporativos señalaron que la derrota de la compañía de software más grande del mundo podría impulsar a reguladores europeos a tratar de obligar a otras compañías que controlan tecnologías dominantes a "abrir" más de su tecnología a las compañías rivales, lo que potencialmente debilitaría el control que tienen en sus mercados principales.

Sin embargo, los oponentes de Microsoft, de Bill Gates, rebatieron que el prolongado control que tiene la compañía de software sobre una de las plataformas computacionales clave del mundo de la tecnología, la ha colocado en una posición única y por lo tanto el resultado de la demanda no tiene implicaciones para otras empresas.

"Yo represento a muchas compañías de tecnología de la información y no estoy preocupado en lo más mínimo en lo que a éstas respecta y sé que ellas tampoco están preocupadas", dijo Thomas Vinje, abogado con sede en Bruselas que representa a ECIS, grupo comercial cuyos miembros incluye a IBM, Oracle y Nokia.

Sin importar cómo decida la Unión Europea aplicar en el futuro esta ley, en principio afecta el hecho de qué tan lejos deben ir las compañías en su intento de hacer que sus productos puedan operar con los de sus rivales.

Aunque éste es sólo uno de los dos temas tratados en el caso de Microsoft, se ha convertido en un asunto fundamental para las compañías de tecnología pues éstas tratan de encontrar un equilibrio entre el deseo de construir sus propios sistemas y la demanda de los clientes de poder conectar operar más fácilmente los productos fabricados por compañías rivales.

"Creo que habrá otros casos para definir los `límites' de la interoperabilidad", dijo Nicholas Economides, profesor de economía de la Escuela de Negocios Stern. El veredicto de ayer "establece un requisito muy importante para cualquier compañía de tecnología que quiera otorgar licencias de su tecnología a otras empresas", dijo.

El sistema cerrado de música digital de Apple, el cual depende de tecnología antipirata, ya ha enfrentado el rechazo en varios estados de aquel continente, aunque la Unión Europea se negó a perseguir una queja presentada el año pasado por un rival de Apple.

Mientras tanto, el dominio de la empresa Google en el negocio de los motores de búsqueda en línea atrajo más atención, a tal grado que abrió su plataforma virtual a otras compañías que quieren conectar sus servicios, indicó Bill Whyman, del grupo de Estrategia Internacional e Inversión.