El Universal
Diputados de la Comisión de la Reforma Agraria señalan que las principales entidades buscadas por los narcotraficantes para siembras de enervantes son Michoacán, Sinaloa, Guerrero y Chihuahua.
Ciudad de México.- La falta de recursos económicos en las zonas más pobres y rurales del país es aprovechada por grupos de narcotraficantes, incitando a los campesinos a la siembra de enervantes en sus tierras, denunciaron diputados federales integrantes de la Comisión de la Reforma Agraria.

Ramón Ceja Romero (PAN), presidente de la comisión, dijo que la falta de recursos, es lo que orilla a algunos ejidatarios a prestarse a esa labor, aun cuando conocen el riesgo y el peligro que tienen al momento en que los descubran.

El diputado Isidro Pedraza Chávez (PRD) señaló a su vez que las principales entidades buscadas por los narcotraficantes para sus siembras son Michoacán, Sinaloa, Guerrero y Chihuahua.

Desde el punto de vista de Ramón Ceja Romero, la problemática se agrava porque no existe una certificación de 100%, ya que hay ejidos o zonas en donde no se sabe a quienes pertenecen las tierras cuando están en conflicto.

Otra situación difícil se da cuando esas tierras han sido abandonadas, porque se encuentran en partes muy altas de la montaña y es difícil su acceso.

Ramón Ceja indicó que por ello es urgente delimitar los ejidos y terminar con el conflicto de ignorar a quién le pertenecen esas tierras, para que una vez que se tengan certificadas las aéreas, si cometen este tipo de delitos sean sancionados.

Eduardo de la Torre Jaramillo (PAN), integrante de la Comisión de Defensa Nacional y de la Comisión Especial para la Reforma del Estado, dijo que en el combate al narcotráfico, se debe crear una base de datos de elementos cesados de las corporaciones policiacas.

Recordó que una gran cantidad de los elementos que son dados de baja, suelen trasladarse a las filas del crimen organizado.

De esa forma, dijo el diputado panista, suelen crearse los grupos parapoliciacos, que se dedican entonces a vigilar por los intereses que afectan a la sociedad.

"La responsabilidad debe ser compartida tanto por gobernadores, alcaldes y el gobierno federal a través del Sistema Nacional de Seguridad Pública", sentenció.

Eduardo de la Torre indicó que otro aspecto importante es llevar a cabo un padrón de teléfonos celulares porque a través de éstos se cometen delitos como los secuestros psicológicos y las extorsiones.

De acuerdo con un análisis sobre el crimen organizado en México, cuando el gobierno de Felipe Calderón extraditó a líderes del narcotráfico, se dio un proceso de desestructuración de los cárteles.

Explicó que las células más bajas, al afrontar mayores problemas para traficar con la droga y por el sellamiento de la frontera norte, se dedicaron al secuestro, al tráfico de mujeres y de migrantes, así como al tráfico de órganos como única fuente de financiamiento.

Hoy, dijo, el secuestro es más rentable que el robo de vehículos y prueba de ello es que se dan secuestros express hasta por cinco o 10 mil pesos.

"Las víctimas ya no son únicamente grandes personalidades o personas adineradas, ahora lo sufren las clases medias y bajas", dijo y consideró que la lucha contra el crimen organizado durará los cuatro años que restan de la administración calderonista.