Notimex
Beijing.- Un grupo de 130 ingenieros militares chinos llegó este sábado a Darfur, en el oeste de Sudán, para sumarse a la Fuerza de Paz Conjunta de Naciones Unidas y la Unión Africana (UA), informó un despacho de la agencia Xinhua.
El contingente fue recibido por cinco oficiales chinos que se encuentran en la zona desde el pasado mes de agosto, y cuya tarea ha sido recibir el equipo necesario para la misión.

Entre sus tareas destacarán la construcción de caminos y pistas aéreas, así como otros proyectos necesarios para la llegada de más contingentes del resto de naciones que se sumarán a la Fuerza de Paz Conjunta.

El grupo está amparado en la Resolución 1769 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adoptado el pasado 31 de julio, que autorizó un contingente de hasta 26 mil hombres.

Reportes de prensa occidental señalaron a su vez que el grupo rebelde Movimiento de Igualdad y Justicia (MIJ), liderado por Khalil Ibrahim, afirmó que China "no está interesada en los derechos humanos, sino en los recursos de Sudán".

La víspera, el presidente sudanés Omar Hasan al Bachir culpó a la ONU del retraso en el despliegue de la Fuerza de Paz Conjunta en Darfur, donde los combates, desde febrero de 2003, han provocado casi 200 mil muertes y dos millones de refugiados hasta la fecha.

Sudán aceptó el despliegue de varias brigadas de Egipto, China y Pakistán en Darfur, pero la ONU ha intentado traer a fuerzas de Tailandia, Suecia y Noruega, lo que Al Bachir ha rechazado.

El MIJ, uno de los grupos rebeldes que luchan contra el gobierno sudanés, atacó el mes pasado un campo petrolero controlado por una empresa china y secuestró a varios trabajadores.

Las Fuerzas de Paz Conjuntas son un intercambio de "petróleo por sangre", ha asegurado el grupo rebelde.