Archivo
Pemex Transformación Industrial vendió a empresas sus plantas de hidrógeno de las refinerías de Tula, Cadereyta y Madero, las cuales son parte estructural del proceso de refinación

En el escándalo de las plantas de hidrógeno que Pemex vendió en el último tramo del anterior sexenio, el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila pidió que se lleve a cabo una investigación jurídica a fondo, y si se trata de otros casos de corrupción, que "se cancelen los contratos", dijo.

En su edición de este jueves, EL UNIVERSAL informa que Pemex Transformación Industrial (TRI) vendió a empresas sus plantas de hidrógeno de las refinerías de Tula, Cadereyta y Madero, las cuales son parte estructural del proceso de refinación.

Además convirtió en proveedores del producto a las mismas compañías, en adjudicaciones directas, en un esquema de opacidad.

Monreal Ávila, entrevistado en su oficina de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado, afirmó que "es muy triste y decepcionante que surgen actos ilegales heredados al actual gobierno".

Es muy lamentable -agregó- que hoy nos enteremos por EL UNIVERSAL, cómo entre septiembre de 2017 y julio de 2018, Pemex y el gobierno vendieron plantas de hidrógeno en las tres refinerías y cómo ahora tenemos problemas serios con el abasto de combustibles.

"Creo que actos de corrupción, contratos leoninos, deben de ser investigados para su anulación, de comprobarse que incurrieron en actos de corrupción, y que los contratos son ilegales", pidió.

Comentó que "es importante el surgimiento de temas de esta índole, y todos los días se revelan más y más actos de corrupción y deshonestidad".

En todo caso, "lo procedente es que se revisen jurídicamente las ventas de plantas de las refinerías, y de surgir de la investigación actos leoninos o cláusulas ilegales, proceder a la cancelación".

La herencia que aflora "está grave" y por ello afirmó que en el gobierno federal, "se tiene que actuar con una actitud ejemplar frente a este tipo de cosas".