AP
Mientras las primera selecciones irán agotando la baraja de oportunidades, estos elementos estarán disponibles para ti

Se acerca la Temporada de la NFL y con esto el Fantasy Football, por eso te pesentamos a 10 jugadores que no estarán entre las primeras selecciones, por ello quedarán disponibles para elegirlos y seguro serán de los más importantes en tu alineación estelar.

Andrew Luck, QB, de los Colts

Aquí tienes al QB número 1 del Fantasy en 2019. Y no es Patrick Mahomes. ADVERTENCIA, no siempre es mejor elegir a un mariscal de campo como primera selección.

Sí, la superestrella de los Chiefs viene de una temporada histórica: 5 mil 97 yardas aéreas, 50 touchdowns y el puesto número uno entre los mariscales de campo del Fantasy por un amplio margen. Pero nunca ha habido un pasador de 5 mil yardas que lanzó más en la temporada siguiente. Las dos campañas de 50 touchdowns antes de los Mahomes fueron seguidas por una caída drástica en las puntuaciones del año siguiente.

Sin embargo, los ingredientes están ahí para que Andrew Luck, con los Colts, no sólo respalde el su quinto lugar como QB del año pasado en puntaje, sino que también para que lo mejore.

Las 4 mil 593 yardas aéreas de Luck ocuparon el quinto puesto en la NFL. Sus 39 lanzamientos de touchdown sólo estuvieron abajo de a Mahomes. Y mientras que el estado de Tyreek Hill (otro buen elemento para elegir, pero hay que tomar en cuenta sus castigos) arroja un poco de incertidumbre sobre la ofensiva de los Chiefs, los Colts han mejorado.

Indianapolis agregó un objetivo de gran cuerpo en zona roja en el receptor abierto de la agencia libre Devin Funchess y una peligrosa amenaza en el campo para el novato Parris Campbell. Luck también recupera a uno de sus favoritos, Jack Doyle, después de las lesiones de cadera y riñón estropearon su temporada el año pasado.

Agréguelos a un grupo de posición de habilidad que incluye al gran TY Hilton y al ala cerrada Eric Ebron (quien atrapó 13 anotaciones en 2018), y no hay escasez de armas de juego aéreo a disposición de Luck, quien también juega detrás de la mejor línea ofensiva de la NFL.

Si tienes tu corazón puesto en un mariscal de campo de élite, Luck es el jugador al que debes apuntar. Que su posición promedio en el draft sea superior a dos rondas más que la de Mahomes es una buena ventaja.

Ben Roethlisberger, QB, Steelers

AP

Y si hablamos de mariscales de campo, todo lo que ‘Big Ben’ hizo en su campaña 15 en la NFL le resultó en uno los mejores años estadísticos de la historia. Completó el 67 por ciento de sus pases para un récord de carrera (y líder en la liga) de 5 mil 129 yardas y un total de 34 anotaciones.

Sólo Matt Ryan de los Falcons y Mahomes lograron más puntos del Fantasy que Roethlisberger en las proyecciones de NFL.com.

A pesar de esos números llamativos, Roethlisberger no está recibiendo mucho amor de la comunidad del Fantasy. Su posición promedio en el draft es la 16 entre los mariscales de campo, detrás de Jameis Winston de los Buccaneers y el novato Kyler Murray de los Cardinals.

Sí, los Steelers perdieron dos piezas importantes cuando el corredor Le’Veon Bell se unió a los Jets en la agencia libre y el astro Antonio Brown fue canjeado a los Raiders. Pero Pittsburgh aún tiene un corredor de 24 años, James Conner, y un cuerpo de receptores que incluye a una estrella en ascenso en JuJu Smith Schuster, de 22 años.

Quizá pedir que Roethlisberger, de 37 años, termine entre el Top 3 sería demasiado, pero estamos hablando de un mariscal de campo con potencial entre los cinco primeros.

Si puede acercarse a los números del año pasado, el “Big Ben” será un “robo” aún mayor.

Kerryon Johnson, RB, Lions

AP

Elegir a un corredor, o que te den la oportunidad de hacerlo, no es nada fácil, pues en el Top 12 del draft 8 son RB.

Siempre existe la duda en la primera selección si vas por un corredor de elite o una de las pocas alas cerradas que pueden darte buenos puntos; después de eso, encontrar algún elemento terrestre que tenga el potencial de convertirse en uno de los 10 mejores productores puede marcar la diferencia. Es el tipo de selección que gana las ligas.

En 2019, Kerryon Johnson de los Detroit Lions es ese tipo de corredor. En parte, es una cuestión del talento que Johnson lanzó como novato el año pasado antes de torcerse la rodilla en la Semana 11. Ganó 641 yardas con sólo 118 acarreos, un sólido promedio de 5.4 yardas por corrida. Alcanzó 100 yardas terrestres dos veces, 150 yardas terrestres una vez y agregó 32 recepciones.

Incluso con su uso inconsistente como novato, Johnson era una de las mejores opciones del Fantasy desde una perspectiva de puntos por juego.

Los Leones tienen un nuevo coordinador ofensivo en Darrell Bevell, que se apoya fuertemente en el juego terrestre. “Siempre vamos a tener que correr el balón”, dijo Bevell. “Queremos ser un equipo duro, duro y físico. Queremos poder ejercer nuestra voluntad sobre nuestros oponentes”.

Drake Kenyan, RB, Dolphins

Puede que no exista un jugador más subvaluado en el Fantasy que Kenyan Drake. El corredor aseguró que espera que 2019 sea su mejor campaña, pues el crecimiento es su principal meta.

Sí, los Dolphins serán un mal equipo. Tal vez el peor de la NFL. Pero con el debido respeto a Kalen Ballage, de 23 años, Drake es una excelente apuesta para liderar a ese mal equipo en los toques de fondo por un margen considerable. Y Drake terminó el año pasado dentro del top 15 en su posición mientras jugaba en segundo lugar con Frank Gore en un equipo de Miami que no era precisamente bueno.

Drake podría igualar fácilmente su producción de Fantasy del año pasado y posiblemente sea mejor

Apenas está siendo reclutado dentro de los primeros 25 en su posición, por lo que estará disponible hasta en una cuarta o quinta ronda.

Lamar Miller, RB, Texans

 

AP

El RB de los Texans, Lamar Miller, no recibe el respeto que merece entre los corredores del Fantasy: no hay una estampida para asegurar sus servicios.

Miller, más bien, se convierte en un “salvavidas” para los “head coaches del Fantasy” que “acelerados” van en busca de un QB o un Receptor Abierto desde el principio el día del draft, esos que gastan una selección temprana en un ala cerrada.

Quizá Miller no está considerado de elite, pero ha logrado cinco temporadas consecutivas con más de mil 100 yardas totales, incluyendo los tres años con los Texans. Jugando detrás de la peor línea ofensiva de la NFL el año pasado, Miller promedió 4.6 yardas por acarreo y se acercó a casi mil yardas por tierra.

Los tejanos hicieron poco para reforzar el backfield en la temporada baja, y D’Onta Foreman, de 23 años, apenas jugó el año pasado. Miller volverá a ser el protagonista de Houston. También será una fuente de producción.

Robby Anderson, WR, Jets

 

AP

Los receptores no tienden a ser elementos de primera ronda, salvo casos específicos como Julio Jones de los Falcons o Devante Adams de los Packers, sin embargo, Anderson tiene la mira puesta en un gran objetivo: ser el mejor receptor de la NFL.

“Conozco mis capacidades”, dijo Anderson. “Sé lo que quiero ser... y ese es el mejor receptor de la NFL”.

Hacia el final de la Temporada 2018, Anderson mostró signos de poder alcanzar esa meta. Desde la Semana 14 a la Semana 16 tuvo una impresionante racha de 20 capturas, 312 yardas y tres touchdown. Entre los receptores abiertos, sólo DeAndre Hopkins de los Texans tuvo más puntos en ese lapso.

Anderson y el mariscal de campo de los Jets, Sam Darnold, tuvieron una temporada baja para mejorar su relación. Si Anderson puede producir algo parecido a ese período de tres semanas durante un período sostenido, podría ser el jugador del año en su posición.

Christian Kirk, WR, Cardinals

AP

El receptor abierto de los Cardinals, Christian Kirk, estaba encontrando su ritmo el año pasado antes de que un pie fracturado terminara su campaña de novato a principios de diciembre. Ahora está de regreso y con sed de revancha.

“Lo pienso todos los días. Definitivamente estoy súper emocionado sólo por poder darme cuenta de lo que puedo hacer en esta liga. Me puse en una buena racha y obviamente fue desafortunado que se me acabara, pero sé lo que puedo hacer y sé lo que necesito para trabajar en esta temporada baja para sentirme capaz de ser uno de los mejores receptores de esta liga”.

La emoción que rodea a la ofensiva de Arizona ha crecido constantemente durante toda la temporada baja. Primero, se contrató al entrenador en jefe Kliff Kingsbury, que trajo una ofensiva de ataque aéreo. Luego vino la selección del mariscal de campo de Oklahoma, Kyler Murray, con la primera selección global en el Draft de 2019.

Luego hubo informes de que Kirk y Murray, ex compañeros de equipo universitarios de Texas A&M, estaban tomando bien el esquema ofensivo de Kingsbury.

Ya que tiene la mejor oportunidad de emerger como el receptor número 1 del equipo en 2019, Kirk es una buena apuesta.

Para el registro, el venerable Larry Fitzgerald también está menospreciado y es un receptor de calidad.

Golden Tate, WR, Giants

 

AP

Golden Tate regularmente es reclutado en la ronda 10 de las Ligas de Fantasy, donde es visto como un receptor de gama baja. Especialmente porque juega para los Giants y anteriormente tuvo campañas decepcionantes con Detroit y Filadelfia.

Sin embargo, por muy malos que sean los Giants, alguien tiene que llenar el enorme vacío dejado por Odell Beckham Jr. Y mientras que la mayoría está poniendo su fe en el joven Sterling Shepard y el ala cerrada Evan Engram, Tate es la jugada indicada.

Si bien las estadísticas de Tate de 74 capturas, 795 yardas y 4 touchdown el año pasado no fueron buenas, tampoco fue horrible. Tate terminó en el puesto 28 entre los receptores abiertos en una temporada en la que tuvo que aprender una nueva ofensiva sobre la marcha.

El escenario más probable en Nueva York es que Shepard atacará por fuera, mientras Tate se desenvuelva en un área en la que se ha destacado en los últimos años. Antes de 2018, Tate completó cuatro temporadas consecutivas con 90 o más recepciones, con un promedio de mil 56 yardas por año en el proceso.

Tate liderará un mal equipo de los Giants como receptor y muy posiblemente lo reflejará en puntos de Fantasy.

Travis Kelce, TE, Chiefs

AP

Travis Kelce, en la gran mayoría de los draft, será el primer ala cerrada seleccionado. Pero está incluido aquí porque no sólo debe ser reclutado antes que cualquier otro ala cerrada, sino que también es digno de consideración en primera ronda.

Con 103 atrapadas, mil 336 yardas, 10 touchdowns (en 150 objetivos), Kelce fue el ala cerrada número uno del Fantasy el año pasado promediando arriba un punto por juego sobre el subcampeón Zach Ertz. Superó al tercer lugar George Kittle por casi 40 puntos y al quinto lugar Jared Cook por más de 100.

Marcó la tercera temporada consecutiva en la que Kelce ha sido el ala cerrada número 1. Él ha asumido el lugar de Rob Gronkowski como el mejor en la posición.

Fuera de los Tres Grandes, la mayoría de los supuestos titulares semanales en la posición tienen tantas preguntas como respuestas. Ertz y Kittle también lo hacen: los totales de yardas del primero eran inferiores a los de Kelce y Kittle, este segundo tiene que familiarizarse con el mariscal de campo Jimmy Garoppolo.

Kelce acumuló el doble de puntos el año pasado que el ala cerrada número 8 (Trey Burton de Chicago). Eso es una ventaja masiva. Es probable que Kelce sea el receptor de pases de los Chiefs menos afectado por una regresión de Mahomes.

En realidad, si Tyreek Hill está suspendido por una parte significativa de la temporada, los números de Kelce podrían mejorar.

Delanie Walker, TE, Titans

AP

Como se mencionó, la posición de ala cerrada es un desastre en 2019. Algunas opciones de segundo nivel como Cook y Hunter Henry con posibilidades de repunte. Más atrás hay un montón de jugadores que están en un simple “podría ser”.

Luego de que la terna estelar de este año entre las Alas Cerradas se agote, muchos coaches de Fantasy podrán su mira en los tight end veteranos. Y eso significa apuntar a Delanie Walker de Tennessee.

Dado que viene de una lesión grave en el tobillo, Walker no es fácil de vender. Pero su rehabilitación está progresando bien: “Simplemente pisando el campo, corriendo rutas y haciendo ejercicios, ese fue el (obstáculo) más grande. Sólo había estado corriendo durante dos semanas, y pude correr rutas contra muchachos y superándolos”.

Desde 2014 hasta 2017, Walker atrapó al menos 63 pases y alcanzó 800 yardas en cuatro temporadas consecutivas. Hace 2 años fue uno de los cinco primeros entre las alas cerradas.

Con Información de Bleacher Report