Foto: Especial
Arrancaron en México los festejos por el bicentenario de la Independencia de México, que culmunará con el pedir "perdón" a las comunidades indígenas

Con el aniversario de la muerte de Vicente Guerrero, México dio este domingo el pistoletazo de salida a una maratón de conmemoraciones por los 200 años de la Independencia y los 500 años de la Conquista, en las que se pedirá “perdón” a las comunidades indígenas.

Deseamos exaltar la dignidad que han tenido siempre los pueblos indígenas y los pueblos afromexicanos y no olvidar el sufrimiento de estos pueblos oprimidos y humillados desde la llegada de los españoles hasta nuestros días”, expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador en un evento celebrado en Oaxaca.

Acompañado de Martin Luther King III, hijo del líder civil afroamericano, López Obrador conmemoró los 190 años del fusilamiento en Culiapám (Oaxaca) de Vicente Guerrero (1782-1831), insurgente afromexicano, artífice de la independencia y expresidente del país.

Así se dio inicio a un año de eventos en los que “no solo se recordará la gesta histórica de quienes nos dieron patria” sino también “la importancia de la lucha por la justicia, la igualdad, la libertad, la democracia y la defensa de nuestra soberanía”, dijo el mandatario.

Foto: Especial

Quince eventos a lo largo de 2021

El presidente López Obrador, muy dado a las referencias históricas y a citar a próceres de la patria, ha convocado a 15 eventos en 2021 para conmemorar los 200 años de la independencia (1821), los 500 de la conquista de Hernán Cortés (1521) y los 700 de la fundación de Tenochtitlan (1321), actual Ciudad de México.

El mandatario busca dar máxima trascendencia a esta maratón, por eso ha invitado a personalidades extranjeras como el presidente de Argentina, Alberto Fernández, que visitará México el próximo 24 de febrero, cuando se cumplen 200 años del Plan de Iguala, que declaraba la independencia de España.

Durante este año se honrarán héroes independentistas, se conmemorarán gestas de la civilización mexica y maya, e incluso se recordará al libertador venezolano Simón Bolívar para dotar los festejos de una perspectiva latinoamericana.

Para el historiador Alfredo Ávila, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el catálogo de eventos refleja que el presidente tiene un relato histórico propio de la década de los 50, basado en “un discurso unificador” y “centralista” de la identidad mexicana.

Por ello, los festejos sitúan el origen de México en la capital mexica de Tenochtitlan -cuya fecha de fundación es incierta- en lugar de destacar otras civilizaciones mesoamericanas, dijo a Efe.

No es casual que López Obrador enviara el año pasado a su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, a Viena para recuperar sin éxito el penacho que supuestamente usaba el gobernante mexica Moctezuma, expuesto en un museo de la capital austríaca.

El presidente tiene una visión sumamente tradicional de la historia mexicana, basada en una pugna entre buenos, patriotas y liberales contra los malos, conservadores y colonizadores extranjeros”, opinó Ávila, quien cree que López Obrador usa este relato del pasado como “un discurso político actual”.

Y es que López Obrador ha bautizado su obra de Gobierno como la Cuarta Transformación de México, heredera de la independencia, las reformas liberales y la Revolución de 1910.