Foto: Especial
La diputada local por Movimiento Ciudadano, Karina Barrón presentó la propuesta que, este lunes, fue aprobada por unanimidad en segunda vuelta

Monterrey, Nuevo León.- En medio de la crisis de violencia en contra de las mujeres en la entidad, el Congreso de Nuevo León aprobó reformas a la Constitución local que determinan que ahora el feminicidio sea considerado como un delito grave.

La diputada local por Movimiento Ciudadano, Karina Barrón presentó la propuesta que, este lunes, fue aprobada por unanimidad en segunda vuelta y contempla reformas al artículo 18 de la Carta Magna del estado.

Cabe destacar que recientemente se dio a conocer que Nuevo León inició el 2020 en el primer lugar nacional en feminicidios con ocho casos registrados, durante el mes de enero.

“Son alarmantes los datos de feminicidios en México y particularmente en nuestra entidad”, subrayo Barrón, quien es la presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género.

Mencionó que resulta incongruente que el delito de homicidio doloso sea considerado como grave y el feminicidio, no; siendo que ambos privan de la vida a una persona.

“Si bien es cierto que los delitos de feminicidio y homicidio son independientes que se clasifican doctrinariamente, atendiendo a su estructura o conformación típica como tipo especial, toda vez que el feminicidio guarda autonomía con respecto del tipo básico del que deriva, es decir, el homicidio, también lo es que participan algunos elementos esenciales, privar de la vida a una persona. Luego entonces no existía razón jurídica para catalogar como grave al homicidio doloso y no al feminicidio”, explicó.

Subrayó que con esta reforma ahora los sospechosos del delito tendrán que desarrollar su proceso en prisión por lo que se abatirá en gran parte la impunidad.

Datos recientes de la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Mujer revelaron que nada más el 20 por ciento de los casos de feminicidio en la entidad, se resuelven.

“Con la aprobación de esta reforma lo que se garantiza es que los responsables tengan que llevar su proceso en prisión y no puedan huir. Recordemos que solo el 20 por ciento de los feminicidios acaban en sentencia”, agregó.

Indicó que permitir que sigan el proceso libre contribuye para que los presuntos responsables huyan del estado o incluso del país.

Durante el 2019, en Nuevo León se registraron 67 feminicidios lo que colocó a la entidad en el cuarto lugar a nivel nacional.