El aseguramiento se realizó alrededor de las 11 de la noche, cuando una usuaria reportó que un gran numero de migrantes se encontraba en la sala de espera de la central de autobuses

Un grupo de alrededor 20 migrantes, entre los que se incluían familias completas con niños menores de edad fueron asegurados por el Instituto Nacional de Migración y la policía Municipal en la central de autobuses del Periférico Luis Echeverría.

El aseguramiento se realizó alrededor de las 11 de la noche, cuando una usuaria reportó que un gran numero de migrantes se encontraba en la sala de espera de la central de autobuses.

Según comentó el personal de la central los migrantes pretendían comprar un boleto de autobús para viajar a la ciudad de Monterrey, acto que intentaron desde antes de que empezara el turno nocturno, que comienza a las 10 de la noche y al cambio de personal volvieron a realizar otro intento.

Sin embargo no se les pudieron vender los pases de abordar debido a que no contaban con alguna identificación o algún documento que justificara su estancia en el país, norma que quedó establecida desde el 19 de junio, impuesta por el gobierno federal.

Ante la negativa el grupo de migrantes permanecía en la sala de espera, lo que incomodó a una usuaria de la central y los reportó a las autoridades, pese a que estaban tranquilos sin dañar a nadie.

Elementos Municipales fueron lo que atendieron el reporte y junto con el personal de migración acudieron a la central para hablar con el grupo migrante y trasladarlos a las oficias de esta dependencia haciéndoles saber sus derechos y auxiliándolos para solicitar el traslado a su país de origen.