Los conductores fueron detenidos y trasladados a celdas de la FGR. Jetza Múzquiz
Unidades tuvieron contacto con los tractocamioenes con dirección a Monterrey, marcándoles el alto para una inspección de rutina

Durante un recorrido de seguridad, autoridades estatales lograron el aseguramiento de dos pipas llenas de combustible, del cual no pudieron comprobar su procedencia legal.

Los conductores fueron asegurados por personal de la Policía Civil sobre el Libramiento Óscar Flores Tapia y puestos a disposición del Ministerio Público del fuero federal por el posible delito de robo de hidrocarburo, quedando los coches asegurados.

Alrededor de las 15:00 horas de ayer, las unidades tuvieron contacto con los tractocamioenes con dirección a Monterrey, marcándoles el alto para una inspección de rutina, solicitando los documentos a los conductores.

Trascendió que cada camión jalaba dos pipas llenas de diésel, teniendo cada pipa una capacidad de 31 mil 500 litros del hidrocarburo, pero ambos choferes no pudieron dar cuenta de a dónde se dirigían ni de donde provenía el combustible.

Por no contar con los papeles y caer en contradicciones al momento de explicar su viaje, se decidió asegurar el cargamento y trasladarlo hasta la subdelegación de la Fiscalía General de la República, donde se bloqueó el acceso a la calle Dionisio García para que los peritos actuaran.

En total, se contaron 126 mil litros, por lo que se inició una carpeta de investigación en contra de los dos sospechosos que fueron ingresados en las celdas de la FGR y se encuentran a la espera de que su situación legal sea resulta en las próximas horas.