AP
Sassoli exhortó a las principales instituciones de la UE a estar a la altura de las esperanzas puestas en ellos por los más de 500 millones de ciudadanos

Un nuevo equipo de líderes asumió el mando de la Unión Europea el domingo, con promesas de hacer de la lucha contra el cambio climático su principal prioridad y fomentar la unidad europea pese a la probable salida de Gran Bretaña del bloque de 28 naciones.

La alemana Ursula von der Leyen reemplazó oficialmente a Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión Europea, el poderoso brazo ejecutivo de la UE que supervisa las leyes del bloque y negocia el comercio a nombre de los países miembros. La exministra de Defensa de Alemania se convirtió en la primera mujer en ocupar el cargo.

El exprimer ministro belga Charles Michel sucedió a Donald Tusk como presidente del Consejo Europeo, lo que significa que encabezará cumbres de líderes nacionales e impulsará su agenda común.

En compañía del presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, y de la nueva responsable del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, Von der Leyen y Michel marcaron el comienzo de sus términos de cinco años en Bruselas con eventos que conmemoraron el décimo aniversario del Tratado de Lisboa, el reglamento de la UE.

“Hoy podemos presentar un rostro unido al resto del mundo. Con más peso y mayor coherencia en un mundo basado en reglas”, dijo Michel. “Hoy hacemos más que ver hacia el pasado, celebramos un nuevo comienzo con gran entusiasmo y esperanza”.

Sassoli exhortó a las principales instituciones de la UE a estar a la altura de las esperanzas puestas en ellos por los más de 500 millones de ciudadanos que conforman el bloque comercial más grande del mundo.

“Necesitamos convertir las promesas de los últimos meses en resultados que mejoren las vidas de las personas”, comentó. “Desde la lucha contra el cambio climático hasta abordar el aumento del costo de la vida, los europeos quieren ver una acción real”.

En la sede de la comisión, mientras el personal seguía moviendo muebles y equipos de oficina, Von der Leyen planteó su calendario, pareciendo un poco aliviada de estar trabajando luego de “un inicio difícil y accidentado” para que sus comisarios de políticas fueran aprobados por el Parlamento Europeo.