Foto: Especial
Nadie reclamó el ataque en un primer momento, aunque el gobierno provincial acusó al Talibán de colocar la bomba para atacar a las fuerzas de seguridad

Al menos 11 personas murieron, incluidos tres niños, en la explosión de un auto al paso de una camioneta en la que viajaban civiles en Kabul, Afganistán, indicó el domingo un funcionario afgano.

La onda expansiva arrojó la camioneta a un valle el sábado, dijo el gobernador provincial de Badghis, Hesamuddin Shams. Los rescatistas seguían buscando cuerpos en el valle, añadió.

Nadie reclamó el ataque en un primer momento, aunque el gobierno provincial acusó al Talibán de colocar la bomba para atacar a las fuerzas de seguridad. El Talibán no hizo comentarios en un primer momento.

Tras años de guerra, buena parte de Afganistán está salpicada de bombas y minas terrestres. Muchas fueron colocadas por insurgentes para atacar caravanas militares del gobierno, pero a menudo matan a civiles en su lugar.

Naciones Unidas pide precauciones

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha reclamado varias veces tanto a las fuerzas del gobierno como al Talibán que tomen más precauciones para proteger a los civiles. En los primeros tres meses de este año, mil 783 civiles murieron o resultaron heridos en Afganistán, según la delegación de Naciones Unidas, un aumento del 29% respecto al mismo periodo del año anterior.

El enviado de paz de Estados Unidos a Afganistán, Zalmay Khalilzad, y una delegación del Consejo de Seguridad Nacional y el Departamento de Defensa viajaban el domingo a la región para iniciar una nueva ronda de conversaciones entre el Talibán y el gobierno. Tenían previsto reunirse en Kabul y en Doha, Qatar, para instar a ambas partes a alcanzar un acuerdo político.

Las negociaciones entre representantes afganos y del Talibán comenzaron el pasado septiembre en Doha y continuaron este año. Pero el Talibán anunció el 13 de abril que no participaría en ninguna conferencia para decidir el futuro de Afganistán hasta que todas las tropas extranjeras hayan abandonado el país.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, había anunciado el día anterior que todas las tropas estadounidenses se habrían marchado para el 11 de septiembre.