AP
El mariscal de campo de los 49ers se encuentra en el ojo del huracán

Colin Kaepernick tuvo un día complicado y no hablamos de la derrota ante los Bills. Todavía no tocaba el balón y aficionados ya entonaban "USA USA".

Afuera del estadio se vendieron camisetas que mostraban el rostro de Kaepernick en una diana para tiro al blanco y otras con la frase: “Se Busca: Notoria Desgracia para EEUU”.

Ya en el terreno de juego, mientras se realizaba la ceremonia del himno nacional, mantuvo su protesta por la opresión racial y abusos policiales. 

En la primera serie ofensiva, fue recibido por múltiples abucheos e incluso se tuiteó que le habían lanzado una botella. 

AP

En lo deportivo, los Bills prácticamente lo arollaron. "Kaep" mantendrá su postura, a pesar de que el descontento por sus acciones van en aumento. 

“En mi opinión, (la protesta) es una forma muy patriótica y estadounidense de mantener en alto los estándares en los que se dice que se vive día a día en Estados Unidos”, dijo al terminar el partido. 

Pero no todo fue malo. Un grupo de aficionados de los Bills se arrodillaron antes del encuentro para mostrar su apoyo a la causa. Las opiniones seguirán encontradas conforme pasen las semanas.