Foto: Especial
Es importante que si has presenciado uno o varios de estos signos, le hagas saber al abusado(a) que nada es su culpa y acudan a realizar la denuncia correspondiente

“Muchas personas que conviven con la violencia casi a diario la asumen como consustancial a la condición humana, pero no es así. Es posible prevenirla, así como orientar por completo las culturas en las que impera. Los gobiernos, las comunidades y los individuos pueden cambiar la situación”. Nelson Mandela.

La violencia intrafamiliar es un patrón de conducta asociado a la desigualdad de poder y se manifiesta física, psicológica, económica o incluso sexualmente. Todos estamos expuestos al maltrato y sin importar la edad, es un crimen que se debe pagar.

De acuerdo a cifras de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), en 2015 las denuncias por violencia doméstica incrementaron 20 por ciento respecto al año anterior, es decir, hubo un incremento de 13 mil 330 a 16 mil 103 casos en un sólo año.

Las 10 señales de la violencia intrafamiliar

Es por ello que hoy te hablaré de las 10 señales que podrían avisarte si alguien cercano a ti es víctima de este delito.

1. Marcas o heridas. Existen pruebas de ataques físicos que imposibilitan realizar labores cotidianas. En muchas ocasiones el agresor se justifica convenciendo a la víctima de que es su culpa e incita a mentir sobre el origen de las heridas.

2. Temor ante otras personas. Inseguridad al hablar o mantener relaciones afectuosas con otras personas.

3. Distracción. La víctima pocas veces estará atenta a lo que acontece a su alrededor, pues el miedo y los recuerdos ocupan su mente.

4. Miedo a salir de casa. Ya sea para acudir al colegio o al trabajo.

5. Obsesión con la limpieza. Regularmente habla de lo sucio que está, a pesar de no parecerlo y siempre se muestra muy preocupado por resguardar sus partes íntimas de manera obsesiva.

6. Actúa de forma violenta. Es muy susceptible al enojo y a las rabietas debido a la constante presión que sufre.

7. Nerviosismo constante. Fácilmente pierden el control ante una situación inesperada.

8. Pérdida del apetito. Muchas veces la víctima comienza a bajar rápidamente de peso.

9. Humillación en público. El victimario siempre gustará de poner en ridículo a la víctima.

10. Auto culparse. La víctima regularmente asumirá la culpa ante sucesos que tal vez no sean su responsabilidad.

El miedo es la principal razón que mantendrá a la víctima a merced del acosador. Por eso es importante que si has presenciado uno o varios de estos signos, le hagas saber al abusado(a) que nada es su culpa y acudan a realizar la denuncia correspondiente.